Protegiendo tu piel

Protegiendo tu piel cuando hace frío afuera

Posiblemente el sur de California no sufre el frío extremo que están padeciendo nuestros amigos en el otro lado del país, sin embargo este clima que también es frío puede resecarnos la piel, enrojecerla y causarnos picazón. Queremos compartir contigo esta guía rápida para conocer tu piel, saber cómo es que llega a resecarse y sentirse áspera, así como sugerirte soluciones para mantenerla sana y humectada durante los días fríos y secos.
 

¿Qué causa que la piel se reseque?

Piel seca en el brazo

¿Sabías que no solo el clima reseca la piel? La costumbre de bañarse con agua muy caliente, el usar jabones fuertes o el tomar mucho sol pueden ser las causas de una piel seca, escamosa o áspera. Existen también enfermedades que afectan la piel y que provocan estos mismos síntomas.
 

Un poco acerca de la piel

Imagen de la epidermis

Nuestra piel cuenta con tres capas, cada una juega un papel importante en la salud. La capa exterior, la que consideramos “piel”, se llama epidermis. Esta capa compacta conforma una barrera hecha de células que son unidas por agua y nuestros propios aceites y grasas. Cada mes, estas células mueren y son reemplazadas por células jóvenes. La primera capa y la más profunda, se conforma en gran parte de grasa para mantenernos cálidos, además conserva energía y amortigua a los órganos de los impactos. La segunda capa es llamada dermis, aquí se concentran vasos sanguíneos, aceites, nervios y los folículos del cabello.
 

Cómo funcionan los humectantes

Mujer vertiendo crema humectante en la palma de su mano

El primer paso para combatir la resequedad de la piel es aplicar un humectante, que puede hallarse fácilmente en farmacias y supermercados. Están diseñados para atraer la humedad a la piel y conservarla allí, suavizando la aspereza de las células y protegiéndolas. Muchos humectantes también contienen emolientes que llenan los espacios entre las células de la piel, ayudando a que mantengan su lisura.

Los humectantes grasos y pesados son, muy seguido, los más efectivos para evitar la pérdida de humedad cuando enfrentas el aire seco y el viento. Asegúrate de aplicar estas opciones inmediatamente después del baño, cuando la piel todavía está húmeda, para sellar la humedad dentro de las células. Los humectantes a base de agua pudieran no ser tan pesados, sin embargo pueden ser más cómodos de usar durante el día.
 

Cómo la edad afecta a la piel

Mujer adulta tocando la piel de su cara

En la medida en que envejecemos estamos más expuestos a padecer de resequedad en la piel. Esto en parte a los daños causados por el sol. Nuestra piel también adelgaza con la edad, dificultando el mantener la humedad en la células. La piel madura ya no produce la misma cantidad de aceites naturales para proteger las células. Las mujeres, en especial, pueden notar más resequedad en los años posteriores a la menopausia, en la medida en que sus cuerpos producen menos hormonas que anteriormente produjeron sudor y aceite en los brazos, las piernas, las manos y la parte superior de la espalda.

La resequedad de la piel puede provocar complicaciones como eczema o sangrado en una piel partida con picazón, e incluso infecciones (llagas). Así que es una buena idea el continuar humectando la piel, especialmente si pasas los 64 años. Si la resequedad persiste, posiblemente tu doctor necesite recetarte cremas más concentradas y revisar si padeces alguna enfermedad que provoque como síntoma una piel seca, tales como la diabetes, linfoma, hipotiroidismo y dermatitis.

Sigue una rutina de cuidado para una piel sana​​​​​​​

Mujer joven aplicando crema en su cara

Aquí te presentamos más formas de cuidar tu piel y prevenir la resequedad todo el año:

• Usa un humidificador durante el invierno para mantener el aire de tu casa húmedo.

• Reduce el tiempo en la regadera o la bañera y utiliza agua tibia, en vez de agua caliente.

• Opta por limpiadores de piel que no contengan jabón.

• Aplica humectante con regularidad, especialmente después de lavarte las manos o bañarte.

• No rasques la piel seca. Esto puede ocasionar sangrado, rasgadura de la piel e infecciones. Usa una compresa fría para ayudar a mejorar los síntomas y evitar la picazón.

• Usa loción protectora contra el sol (factor 30 o más) todo el año.

Mientras la mayoría de los habitantes del sur de California nos preocupamos más por mantenernos frescos durante el calor de la primavera y el verano; en los meses secos y con viento, asegúrate de mantener tu piel sana y humectada para prevenir su aspereza y enrojecimiento. Intenta usar distintas cremas y lociones (sin fragancia ni alcohol) hasta encontrar la que te funcione mejor. Pídele a tu doctor sugerencias si la piel seca no mejora al seguir estos consejos de forma regular. 

¿Te interesa conocer otras formas para mantener tu piel sana durante todo el año? Aquí te presentamos algunas sugerencias sobre hábitos del verano para una piel sana.