Image
Presión arterial de la mano

No ignores tu presión arterial, contrólala

En los Estados Unidos, más de 100 millones de personas sufren de presión sanguínea alta, también conocida como hipertensión. Esto quiere decir que el corazón trabaja más de lo necesario para mover la sangre a través del cuerpo.

La hipertensión no controlada puede ocasionar diversos problemas de salud, como derrames cerebrales, falla cardíaca, problemas de riñón, infartos, pérdida de la visión, disfunción sexual y demencia.

La hipertensión también es llamada “el asesino silencioso”, debido a sus síntomas casi imperceptibles. La única forma de saber si tienes hipertensión es checándola regularmente.

Pareja Corriendo

Aprende a manejar los riesgos

El sobrepeso hace que el corazón trabaje con más dificultad, al igual que una dieta alta en colesterol. Si no te ejercitas con regularidad y además fumas, bebes en exceso, sueles consumir alimentos altos en sodio y, en general, no cuidas de ti mismo, tienes altos riesgos de padecer hipertensión.

La buena noticia es que puedes controlar estos factores de riesgo. ¿Cómo? Te explicamos:
 

  • Deja el tabaco: No sólo fumar, sino también masticar, escupir y vapear esta sustancia aumenta tu presión sanguínea.
  • Ejercítate regularmente: Tan solo trotar por 30 minutos durante tres días a la semana ayuda a controlar los problemas de presión.
  • Evita la sal: Reducir el consumo de comida rápida o procesada ayudará a controlar tu ingesta de sal.
  • Pierde peso: Como ya sabes, los kilos de más dificultan las funciones de tu corazón. Evitar los alimentos altos en calorías es la mejor manera de perder peso. AltaMed cuenta con nutricionistas licenciados para ayudarte a establecer el mejor plan de salud alimentaria.
  • Evita la cafeína: Trata de empezar por reducir tu ingesta a una taza de café al día.
  • Reduce el estrés: Busca la manera de disminuir tus obligaciones o de crear un tiempo de calma para ti.
Abuelo y Nieto

Factores que no puedes controlar

Aunque mantenerte sano juega un papel importante a la hora de manejar o incluso evitar la presión arterial alta, no puedes escapar de quién eres. Los antecedentes familiares influyen en el aumento del riesgo de padecer hipertensión, algo que, además, afecta con mayor frecuencia a los afroamericanos.

La hipertensión impacta en la población negra (54%) más que en cualquier otra, además de desarrollarse con mayor prontitud. Existen algunas teorías acerca del porqué ocurre esto, incluyendo los altos índices de obesidad y diabetes entre los afroamericanos. Se cree que puede existir un gen que hace a los afroamericanos más sensibles a la sal, misma que aumenta la presión sanguínea.

El control de la presión arterial también es más bajo entre los adultos negros (25%) que entre los adultos blancos no hispanos (32%). Entre los hispanos sólo un 25% tiene su salud sanguínea bajo control, mientras que entre los adultos asiáticos sólo la tiene un 19%.

Las disparidades raciales en el acceso al tratamiento y la atención sanitaria han sido citadas como factores que influyen en el manejo de la hipertensión arterial. Algunos grupos tienen acceso limitado a un seguro de salud laboral, por lo que no pueden ser atendidos por los médicos que habitualmente son capaces de ayudarles a identificar sus afecciones, ni por profesionales capaces de vigilar correctamente la hipertensión. En el Sur de California, muchos de los residentes que reúnen los requisitos brindan este apoyo a través de AltaMed.

Doctor checando la presión de sangre del paciente

La hipertensión en las mujeres

La hipertensión arterial afecta a los hombres con un poco más de frecuencia que a las mujeres. Sin embargo, las mujeres enfrentan circunstancias particulares que las pueden llevar a sufrir de problemas de presión; la posibilidad de una mujer de desarrollarlos se eleva con tan solo 9 kilos de sobrepeso.

También hay un mayor riesgo si han alcanzado la menopausia, en la cual la mujer lleva por lo menos un año sin haber tenido su período. La presión sanguínea también se eleva con el “colesterol malo” y con ciertos tipos de grasas en la sangre. El “colesterol bueno”, por el contrario, suele disminuir o mantenerse en el cuerpo sin mayor problema.

Incluso las mujeres con una perfecta salud arterial pueden desarrollar hipertensión durante el embarazo. Esta afecta a uno de cada 25 embarazos y usualmente desaparece después del parto, pero si no está controlada puede poner en peligro la vida de la madre y de su bebé.

Monitoreando la presión sanguínea

Si padeces hipertensión arterial o crees que podrías padecerla, los chequeos regulares pueden garantizarte el mantenimiento de un rango aceptable o, en el caso contrario, pueden llevarte a tomar medidas en el momento justo. Es posible que algunas personas requieran de medicamentos para controlar su presión, pero hacer cambios en el estilo de vida siempre deberá ser nuestra primera opción de tratamiento.

Si quieres afiliarte a AltaMed, haz clic aquí o llámanos al (888) 499-9303.

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos.

Inscríbete Ahora

Image
Presión sanguínea

Maneras para bajar tu presión arterial que son sanas para el corazón

Si estás en la misma situación que la mayoría de la población en los Estados Unidos (alrededor de 100 millones o casi la mitad de todos los adultos, según la Asociación Americana del Corazón) padeces de presión arterial alta. Básicamente, significa que tu corazón tiene que esforzarse más para distribuir la sangre en el cuerpo.

Con el paso del tiempo, la presión arterial alta sin control puede causar enfermedades del corazón, ataque al corazón, derrame cerebral, insuficiencia cardiaca, problemas de los riñones e, incluso, demencia.

Si la presión arterial alta suena que es seria, lo es; especialmente si se deja que suba. Sin embargo, descubrir si la padeces es fácil: cuando vayas al doctor, una de las primeras cosas que hacen es revisarte la presión arterial con un brazalete inflable conocido como tensiómetro.

Categorías de presión arterial

La buena noticia es que existen muchas maneras de reducir tu presión arterial alta y mejorar la salud de tu corazón.

Haz ejercicio regularmente

Mujer practicando spinning

El hacer al menos 30 minutos de ejercicio cardiovascular al día es una de las mejores maneras de bajar tu presión arterial. No te preocupes de inscribirte en un gimnasio: el dar una caminata o andar en bicicleta al aire libre es una buena forma de hacer cardio. ¡Todo ayuda!

Deja de fumar

Deje de fumar

El fumar, masticar o vapear; o cualquier consumo de tabaco o nicotina aumenta la presión arterial de inmediato. Muchas de estas sustancias contienen químicos que afectan al corazón, y a muchas otras partes del cuerpo.

Disminuye el consumo de alcohol

Vasos y copas con bebidas alcohólicas

Muchas personas que disfrutan uno o dos tragos, dicen que esto les ayuda a desestresarse. Es probable que hayas leído que una copa de vino es buena para el corazón. Desafortunadamente, la evidencia científica no existe para comprobar que cualquier bebida alcohólica efectivamente puede bajar la presión arterial. Si consumes alcohol, hazlo con moderación: no más de un trago al día para las mujeres, o dos para los hombres.

Consume menos sal

Salero

El bajar la cantidad de sal que añades a tu comida es un avance. No obstante dejes de agregarla en tus alimentos, es probable que continúes consumiendo cantidades poco sanas de sal. Estos consejos pueden ayudarte a ahuyentar el sodio de tu dieta.
 

  • Lee las etiquetas de los alimentos. El ingrediente que debes buscar es el sodio. Te sorprenderá el conocer la cantidad de sodio que tienen los alimentos que no son tan salados, como el pan, las salsas, la salsa ketchup, incluso los cereales para el desayuno. Busca alternativas bajas en sodio.
  • Baja el consumo de comidas procesadas. Los alimentos naturales no contienen mucho sodio, pero cuando son procesados con aditivos, se les agrega sodio. Las carnes frías para sándwiches, las sopas enlatadas, botanas como las papitas y galletas saladas, las pastas preparadas (como los macarrones con queso en caja o el espagueti en lata) están entre los alimentos más altos en sodio.
  • No tienes porqué hacer todo al mismo tiempo. Reduce el consumo poco a poco. Si sientes la comida desabrida, intenta agregar especias y condimentos para darle sabor a tus papilas gustativas. Con el tiempo, muchas comidas se te harán saladas, y se te antojarán menos.

Cuida tu peso y tu cintura

Hombre mirando donas

Existe una relación directa entre el peso y la presión arterial: de acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud, cuando tu peso aumenta, tu presión arterial aumenta. Si padeces de sobrepeso u obesidad, incluso el bajar un poco de peso puede reducir tu presión arterial.

Si sufres de sobrepeso en el área del estómago (tu figura es de manzana y no de pera), es posible que tengas 22% más probabilidades de padecer presión alta. Los consejos sobre el ejercicio y dieta de arriba pueden ayudarte a reducir tu peso extra y tu cintura, pero pregúntale a tu doctor sobre metas realistas con base en tu historial médico.

Toma menos bebidas con cafeína

Granos de café

No obstante la cafeína tiene algunos beneficios para la salud, no todo mundo puede tolerarla. Para muchas personas, una taza de café o una soda puede ser suficiente para elevar su presión arterial. Si quieres mantenerte hidratado, considera una de estas bebidas sanas.

Controla tu estrés

Notas de colores pegadas a la pared

La ciencia todavía no está 100% segura del porqué el estrés y la presión arterial alta están ligados; puede ser que cuando las personas se estresan, comen alimentos chatarra y beben más alcohol. Si tienes presión alta, el aprender cómo controlar tu estrés puede ayudarte a bajarla, disminuir el riesgo de padecer otras enfermedades, así como a ayudarte a aminorar la cantidad de dolores de cabeza, resfriados y noches de insomnio.

¿Crees que padeces de presión arterial alta? Llámanos

Hombre en el hospital

Para quienes sufren de alta presión arterial, las revisiones habituales pueden ayudarte a ver si está dentro de los rangos normales y tomar medidas si no lo está. Algunas personas pudieran necesitar medicamentos para controlar su presión arterial, sin embargo el adoptar un estilo de vida sano debe ser siempre la primera medida a seguir. Llámanos para programar una cita y recibir recomendaciones personalizadas que pueden ayudar a que tu corazón crezca sano.

Image
Cerebro

Las apoplejías pueden ser devastadoras pero completamente prevenibles

El cerebro es un órgano increíblemente complejo que controla nuestro movimiento, habla, memorias y, esencialmente, nos hace quienes somos. Si algo interrumpe el flujo sanguíneo en tan sólo uno de los vasos que cruzan nuestro cerebro, tenemos una apoplejía, y todas esas funciones cerebrales corren peligro.

La apoplejía es la causa principal de discapacidad en los Estados Unidos y la quinta causa de muerte. Suceden alrededor de 400 muertes diarias en los EE. UU. debido a la apoplejía. Ha bajado la incidencia de apoplejías entre las personas de 65 años o mayores (cuando las apoplejías son comunes) desde 1987. Pero ha aumentado lentamente entre adultos jóvenes.

No obstante las apoplejías pueden ser devastadoras, cuatro de cinco apoplejías son prevenibles. Las personas con sus cambios de dieta y estilo de vida, junto con medicamentos para el colesterol y presión arterial, han ayudado a cortar los índices de muerte de manera significativa en los últimos 20 años. El reconocimiento rápido de la apoplejía también ha mejorado las probabilidades de recuperación para quienes han sufrido una apoplejía.

Toma acción F.A.S.T. (RÁPIDA)

Radiografia

Cuando no pasa la sangre a una parte del cerebro, esta parte deja de recibir oxígeno, y las células cerebrales del área comienzan a morir. Los síntomas incluyen entumecimiento en un lado del cuerpo, confusión, vista borrosa, intenso dolor de cabeza y dificultad para caminar. El conocer los síntomas de la apoplejía y el responder rápido son cruciales para limitar los daños resultantes. Piensa “FAST” (RÁPIDO) para identificar los síntomas de una apoplejía.

Cara — Observa la cara de la persona. Pídele que sonría y ve si uno de los lados se ve caído.

Brazos — Pídele a la persona que sostenga ambos brazos enfrente. Es probable que uno de los brazos se caiga o no pueda elevarse.

Habla — Habla con la persona y nota si arrastra las palabras o dice incoherencias.

Tiempo — Ve la hora para saber a qué hora comenzaron los síntomas y marca el 911 de inmediato.

No esperes a que los síntomas desaparezcan y llama aunque las cosas parezcan otra vez normales. Los daños o la discapacidad causada por una apoplejía es mayor, entre más pase tiempo sin ser tratada.

Mejorando las probabilidades

Arteria

Cuando alguien sufre una apoplejía, existe el 80% de probabilidades que sea una apoplejía de isquemia. Estas son causadas por el bloqueo de una arteria en el cerebro. Una apoplejía hemorrágica ocurre en el 20 por ciento de los pacientes con apoplejía. Este tipo de apoplejía es causada cuando uno de los vasos sanguíneos sufre una ruptura y la sangre va hacia donde no debe, dañando el tejido.

El tratamiento más común para apoplejías de isquemias es un medicamento que disuelve al coágulo, pero debe ser dado dentro de las tres horas después de la apoplejía. También pueden removerse los coágulos con la inserción de un stent para liberar la obstrucción.

En una apoplejía hemorrágica, el sangrado debe ser parado. Se insertará un catéter con una cámara pequeña para que el doctor pueda ver qué está pasando. Cuando alcanza la fuente del sangrado depositará una bobina para cerrar la ruptura. En el caso de un aneurisma, en donde hay inflamación en el vaso, puede ser necesaria la cirugía.

Un ataque de isquemia temporal (TIA, por sus siglas en inglés) es una restricción temporal del flujo sanguíneo al cerebro. Algunas veces el bloqueo es tan breve y los síntomas tan menores que no se notan y son fácilmente ignorados. Seguido, un TIA es el precursor de una apoplejía de isquemia más seria. Es importante NO ignorar los síntomas y buscar atención médica inmediata.

El proceso de recuperación

Doctor con Radiografia

Entre más pronto se administra el tratamiento, son mejores las probabilidades de recuperación. Pero el daño ha sido hecho, y es permanente. Las células cerebrales mueren y el cuerpo no produce más.

La terapia ocupacional y física son seguido necesarias para ayudar a que los pacientes con apoplejía vuelvan a aprender a caminar, comer, tragar o volver a ganar control de los músculos, del habla o para cuidarse a sí mismos. Una apoplejía puede causar que algunos pierdan memorias o enfrenten problemas con el pensamiento crítico. Estos pueden ser todos aprendidos de nuevo con tiempo y terapia.

¿Quién corre riesgo?

Cerebro

Todos están en peligro de tener una apoplejía. Los niños pueden sufrir apoplejías justo antes del nacimiento o en las primeras semanas después del nacimiento. Las mujeres tienen menos posibilidades que los hombres de sufrir una apoplejía, pero deben tratar con factores de riesgo únicos ligados a cambios hormonales como el embarazo, el nacimiento y la menopausia, que aumenta las posibilidades. Casi 800,000 estadounidenses cada año tienen una apoplejía, y 75% son las primeras apoplejías. Un tercio de los pacientes que sufrieron una apoplejía, vuelven a tener otra en un término de dos años.

El riesgo de una apoplejía aumenta con la edad: la mayoría de las apoplejías afecta a las personas mayores de 65 años. Los afroamericanos e hispanos tienen más riesgo de sufrir una apoplejía. Los afroamericanos, sin embargo, tienen el doble de probabilidades de morir de una apoplejía como los caucásicos y asiáticos.

Todos pueden reducir el riesgo de tener una apoplejía haciendo lo siguiente:
 

  • No usar drogas como cocaína o metanfetamina
  • Limitar el consumo de alcohol
  • Bajar el colesterol
  • Controlar el peso
  • Mantenerse activo
  • Dejar de fumar

Podemos ayudar

Radiografia en Computadora

La presión arterial alta, diabetes, apnea del sueño y enfermedad cardiovascular también son factores que contribuyen. Igualmente son controlables con los cuidados del doctor.

AltaMed ofrece muchos programas para mejorar la salud en general de las personas y reducir los riesgos de una apoplejía. Estos incluyen:
 

Sigue los enlaces de arriba para más información o llama al (888) 499-9303.

No ignores tu presión arterial, contrólala