Image
Man Holding his Knee

No dejes que la artritis controle tu vida

Si alguna vez has visto anuncios de medicamentos para la artritis, es probable que en la mayoría aparezca un adulto de mediana edad o mayor que se agarra las manos o una rodilla mientras realiza alguna actividad como la jardinería o subir escaleras.

Esto es porque la artritis es una condición común que afecta a 58.5 millones de adultos en los Estados Unidos. Eso es cerca de un cuarto del total de la población adulta. Más de la mitad de aquellos con artritis (57.3%) se encuentran entre los 18 y los 64 años de edad.

Si bien puede ser doloroso y, en algunos casos, debilitante, se puede controlar al grado de que el paciente consiga llevar una vida sana y activa con la dieta, el ejercicio y la medicación adecuados.

Mujer dándose masaje en sus manos

Entendiendo la artritis

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades definen la artritis como la hinchazón de al menos una articulación. Esto puede describir a más de 100 condiciones que afectan tanto a las articulaciones como al tejido alrededor de estas y a otros tejidos conectivos. Los síntomas más comunes son el dolor y la rigidez de las articulaciones. 
 

  • Osteoartritis — Esta es la forma más común de artritis, que se produce con mayor frecuencia en las manos, las caderas y las rodillas.
  • Artritis reumatoide — También llamada AR, es una enfermedad autoinmune. Sucede cuando el sistema inmunitario ataca por error a las células sanas.
  • Gota — Es una forma de artritis causada por la acumulación de ácido úrico en las articulaciones. Puede ser extremadamente dolorosa.
  • Fibromialgia — Provoca dolor en todo el cuerpo. También puede provocar problemas de sueño, fatiga y malestar mental y emocional.
  • Lupus — Se trata de otra enfermedad autoinmune que afecta a numerosas partes del cuerpo porque el sistema inmunitario no puede distinguir entre tejidos sanos o bacterias y virus.
Madre e hija haciendo ejercicio

Viviendo con artritis

Tú desempeñas un papel importante en la gestión de tu vida con artritis. Una forma de cuidarte es aprendiendo todo lo posible tras el diagnóstico. También es importante vigilar cuándo y dónde se siente el dolor. Esto los ayudará a ti y a tu médico a elaborar un plan. Asegúrate de avisar a tu médico si tu dolor cambia.

Es importante que:
 

  • Sigas moviéndote — Realiza cada día suaves estiramientos para que tus articulaciones alcancen su máxima amplitud de movimiento.
  • Adoptes una buena postura — Trabaja con un fisioterapeuta para aprender a sentarte, levantarte y moverte correctamente.
  • Conozcas tus límites — No te sobrecargues de trabajo.
  • Controles tu peso — Los cambios pequeños y permanentes conducen a una pérdida de peso gradual, lo cual es importante. El exceso de peso puede causar dolor articular y otras complicaciones.
  • Dejes de fumar — Estresa los tejidos conectivos, lo que puede causar dolor de artritis.
Hombre nadando

Elige las actividades correctas

El movimiento es importante para mejorar las funciones diarias, el estado de ánimo y la calidad de vida. Un buen objetivo es al menos 30 minutos de ejercicio moderadamente intenso al día. Sin embargo, hay que tener cuidado con lo que se hace. Caminar, montar en bicicleta y nadar son buenas actividades, ya que no suponen una mayor tensión para las articulaciones.

Entre las actividades que deberías evitar, se incluye:
 

  • Correr
  • Saltar la cuerda
  • Tenis
  • Aeróbicos de alto impacto

Aléjate de cualquier actividad que implique movimientos estresantes y repetitivos.

Mujer con dolor de cuello

No te desanimes

Aunque sentir dolor al realizar actividades que solías hacer con regularidad puede ser desalentador, es importante no dejar que esos sentimientos te abrumen o te lleven a pensamientos desesperados. Eso solo hará que tu dolor empeore.

Las medidas que puedes tomar son:
 

  • Terapia de relajación — meditar, respirar profundamente, escuchar música o escribir un diario son algunas de las cosas que puedes hacer para relajarte y aliviar el dolor.
  • Terapia de frío y calor — Utilizar almohadillas térmicas y tomar baños calientes puede ayudar a aliviar el dolor de forma temporal. No utilices las almohadillas térmicas más de 20 minutos seguidos para no quemarte. Las bolsas de hielo también pueden aliviar el dolor y la inflamación.
  • Terapia de masaje — Puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez temporalmente. Asegúrate de que el terapeuta sepa dónde te afecta la artritis.
  • Terapia de conversación — Combinada con la modificación de la conducta, puede ayudar a identificar y romper los pensamientos y actividades autodestructivas.
  • Acupuntura — Algunas personas encuentran alivio mediante el tratamiento con un acupunturista capacitado. Sin embargo, pueden pasar varias semanas antes de notar mejoría.

Encuentra ayuda en AltaMed

Si tienes un dolor que crees que puede ser artritis, habla con tu médico cuanto antes. Si lo detecta en las primeras etapas, tu médico podría sugerir algunos cambios sencillos en tu estilo de vida que te permitirán seguir moviéndote y sintiéndote saludable durante años. Si aún no cuentas con un médico, busca el centro de AltaMed más cercano y llámanos.

 
 

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos.

Inscríbete Ahora

Image
Envejecimiento de la salud

Envejecimiento sano: qué es normal versus de qué tienes que preocuparte

Como dice el dicho: Envejecer ¡no es fácil! Se necesita mucho esfuerzo para librarla bien a los 50 o 60 años en este mundo. Pero las buenas noticias es que si te cuidas, tus años dorados pueden ser sanos, felices y activos.

Sin embargo, no se puede negar que tu cuerpo cambia con la edad. Algunos cambios son los que se esperan: nos encanecemos o se nos cae el cabello, la piel se hace flácida, no nos movemos con la rapidez con que lo hacíamos, y es posible que tengamos que esforzarnos para recordar cosas.

¿Todo es normal, o no?

Estamos aquí para hablar con claridad sobre los problemas que pueden venir con el envejecimiento, que incluyen lo que puedes esperar, lo que es normal y lo que es causa de preocupación.

Tener que correr para orinar

Enfermera sosteniendo la mano se adulto mayor

El problema: Sabes de lo que hablamos. Estornudas o sueltas la carcajada, y sientes que te orinas poquito. O, de pronto, TIENES QUE CORRER para ir al baño, pero ya te orinaste unas gotitas.

Qué está pasando: Conforme envejecemos, los músculos alrededor y de la vejiga pueden debilitarse, por lo que es más difícil retener la orina. A esto se le puede agregar un encogimiento normal de la vejiga, y puedes sentir la sensación de tener que ir al baño más seguido.

Qué puedes hacer al respecto: Habla con tu doctor. Ellos pueden recomendar ejercicios o terapia física para ayudarte a retomar fuerza y control.

Qué no es normal: Si de pronto comienzas a perder el control de tu vejiga o intestinos, contacta a tu doctor de inmediato.

Aumentas de peso más fácilmente

Pareja de adultos mayores

El problema: De joven pudiste comer pizza, hamburguesas y nieve sin aumentar ni una libra. Pero ahora que ya pasaste los 55, parece que con tan solo contemplar una dona aumentas las libras.

Qué está pasando: Muchas personas bajan su actividad física de dos formas conforme envejecen, dejan de hacer ejercicio o ya no se mueven como antes. Además, un metabolismo lento, o el ritmo al que quemamos nuestros alimentos o nutrientes, también puede contribuir a subir de peso.

Qué puedes hacer al respecto: Estas son razones importantes para volver a estar activos y mantenerse activos. Tan solo unos 30 minutos de ejercicio cardiovascular regular al día, pueden ayudar a acelerar tu metabolismo y mantenerte móvil, fuerte y proteger tus huesos.

Qué no es normal: El subir de peso súbitamente o de manera rápida puede ser síntoma de un problema más importante, por lo que debes ver a tu doctor lo más pronto posible.

Ya no tienes la misma memoria

Pareja feliz de adultos mayores

El problema: Te encuentras a tu vecina de por años en el supermercado… ¿Ana? ¿María? ¿Michelle? Descubres que no solo se te están olvidando los nombres pero palabras comunes y, en ocasiones, lo que estabas haciendo.

Qué está pasando: Cuando entramos en la edad madura, la anatomía y química de nuestro cerebro comienzan a cambiar. Algunas partes de tu cerebro pudieran trabajar más lento, encogerse o deteriorarse. Estos factores pueden afectar tu capacidad para aprender nueva información o para recordar información y memorias, motivo por el cual olvidaste el nombre de tu vecina.

Qué puedes hacer al respecto: El ejercicio ayuda a proteger tu cerebro en todas las edades. Existen muchos otros pasos sanos que puedes seguir para que tu cerebro se mantenga alerta, tales como el mantener conexiones sociales fuertes y aprender nuevas cosas.

Qué no es normal: Si empiezas a decir las palabras equivocadas; por ejemplo, cada vez que quieres decir “computadora” en su lugar dices “cereza”, te sientes confundido durante las actividades diarias o notas cambios en tu personalidad, es el momento de ir a ver a tu doctor.

Te duele el cuerpo y te crujen los huesos

Ejercicio para personas mayores

El problema: Cuando haces algo físico, al siguiente día la pagas con dolor, con dolores de espalda, de las rodillas y en todas partes. Y algunos días, tan solo levantarse de la cama ¡requiere esfuerzo!

Qué está pasando: Los tejidos que amortiguan y protegen tus coyunturas pueden secarse y los tejidos que sujetan tus músculos y huesos pueden entiesarse. Conforme envejeces, también tienes más propensión de desarrollar artritis.

Qué puedes hacer al respecto: Normalmente, los dolores relacionados con la edad pueden controlarse con medicamentos para el dolor que no necesitan receta médica, o con la ayuda de parches calientes o compresas frías. Si tienes sobrepeso, el perder algunas libras puede quitarle presión a tu cuerpo.

Cuándo preocuparse: Cuando no logras aliviar el dolor con medicamentos para el dolor y con descanso. O si junto con el dolor te sientes débil, tienes fiebre o sensaciones extrañas en esa parte del cuerpo.

Ya no ves tan claro como antes

Adulto mayor sonriendo

El problema: Te pones lentes para leer algo, pero te los tienes que quitar porque “no funcionan como antes”. Bueno, eso es lo que esperas, no obstante también tienes problemas para ver de lejos.

Qué está pasando: Tus ojos pueden cambiar con la edad. Los lentes dentro de los ojos pierden su habilidad de modificar su forma, por lo cual es tan difícil enfocar. Conforme envejecemos, estamos más propensos a desarrollar enfermedades como glaucoma, desgaste macular, resequedad en los ojos y pérdida de la visión periférica. Todos estos factores pueden afectar la vista.

Qué puedes hacer al respecto: Comienza a proteger tus ojos ¡ahora! Si tienes diabetes, también pudieras necesitar exámenes de la retina más frecuentes.

Cuándo no es normal: Ve al doctor de inmediato si comienzas a ver partículas flotantes o tintineo de luces, los cuales pueden ser síntomas de desprendimiento de la retina. También debes ver a tu doctor si de pronto notas cambios grandes en tu visión.

AltaMed puede ayudarte a crecer sano en cada edad

Adulto mayor en revisión médica

Recibir la atención adecuada es importante para mantener e incluso mejorar tu salud en la medida en que envejeces. Aquí estamos por ti. Mantente al tanto y hazte las pruebas apropiadas para tu edad, así como exámenes de rutina. Además de servicios completos de atención primaria y de especialidades, también contamos con el programa conocido como PACE de AltaMed, para adultos mayores independientes con necesidades médicas complejas. Independientemente de tu edad, podemos ayudarte a crecer sano de por vida.

Image
Brazo con sarpullido

¿Te duele la piel? Podría ser psoriasis.

Cuando piensas en tus órganos, se te vienen a la mente el hígado, el corazón o los pulmones, pero ¿sabías que la piel es un órgano también? El órgano más grande del cuerpo humano, la piel, te resguarda de los gérmenes, regula tu temperatura interna y protege tus músculos y huesos.

Pero a diferencia del corazón y los pulmones, la piel está en la parte exterior del cuerpo: es algo que todos ven, incluso tú. Si padeces la condición de la piel psoriasis, la piel que te contiene puede alterar tu vida por completo.

Agosto es el mes de toma de conciencia sobre la psoriasis. Si tú o alguien que conoces lucha en contra de la psoriasis, este es un buen momento para aprender más sobre este padecimiento, incluso cómo controlar los factores que la desencadenan y cómo obtener alivio.

¿Qué es la psoriasis?

Mujer rascándose el brazo

La psoriasis es una condición autoinmunitaria que inflama la piel y la hace escamosa y, en casos más extremos, puede causar decoloración, partes ásperas que parecen parches. La psoriasis puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y por lo regular provoca una sensación de ardor, picadura o picazón intensa. Básicamente, tu piel trabaja de más y produce nuevas células que después se acumulan en la superficie de la piel. Estas células adicionales son lo que dan a la piel la imagen protuberante o textura escamosa. La psoriasis, por sí misma, no es una infección y no es posible contagiarse de alguien que la padece.

A pesar de que se sabe mucho acerca de esta condición, los doctores aún no pueden estar seguros al 100% de qué la causa. Es una combinación de genética o riesgos heredados con factores desencadenantes. La psoriasis es más común en personas entre las edades de 18 y 35 años de edad, pero puede aparecer en cualquier etapa de la vida.

Existen siete diferentes tipos de psoriasis (más sobre esto abajo), cada tipo con sus propios síntomas y efectos. Además de afectar la piel, la psoriasis ha sido vinculada con padecimientos crónicos y serios como la enfermedad cardiovascular, presión arterial alta y problemas psicológicos.

Factores comunes que desencadenan la psoriasis

Colillas de cigarrillos en ceniceros

No obstante la psoriasis es causada por los genes (algo que no puedes controlar), existen bastantes opciones de estilo de vida que puedes elegir para ayudarte a controlar esta condición. Formando equipo con tu doctor, puedes identificar cual de estos factores desencadena o empeora la enfermedad:
 

  • Estrés
  • Consumo de alcohol
  • Fumar cigarros
  • Cambios hormonales durante el embarazo, el ciclo menstrual, menopausia o pubertad
  • Algunos medicamentos

Los diferentes tipos de psoriasis

Codos con Psoriasis

Existen siete tipos particulares de psoriasis. En algunos casos, pudieras padecer más de un tipo al mismo tiempo:
 

  • Placa

El tipo más común de psoriasis causa que aparezcan parches rojos o blancos de piel escamosa en cualquier parte del cuerpo.
 

  • Guttata

Pequeñas úlceras que se asemejan a gotas de agua y aparecen en los brazos, piernas y cuello. Es el segundo tipo más común de psoriasis, más frecuente en niños y adultos jóvenes; sin embargo, puede padecerse a cualquier edad.
 

  • Cuero cabelludo

La psoriasis del cuero cabelludo puede aparecer en la cabeza, los oídos o la frente, y bajar por la nuca al cuello. Puede ser muy leve, pero también puede causar picazón severa y producir llagas con costra. En los peores casos, puede provocar infecciones de la piel y pérdida del cabello.
 

  • Invertida

A diferencia de la psoriasis de placa, la psoriasis invertida tiene una textura suave y usualmente no produce parches escamosos. Se halla comúnmente alrededor de las axilas, los senos, el área genital y la ingle.
 

  • Pustulosa

La psoriasis pustulosa es un tipo de psoriasis menos común que causa pústulas (protuberancias llenas de pus) en las manos, pies y dedos de las manos. Usualmente afecta únicamente a los adultos.
 

  • Eritrodérmica

La psoriasis eritrodérmica infecta todo el cuerpo con un sarpullido rojo que puede arder, picar e irritar la piel.
 

  • Uñas

La psoriasis de las uñas puede aparecer en las uñas de las manos y los pies. Con este tipo de psoriasis, tus uñas pueden cambiar a color amarillo, café o verde, y desprenderse de la piel.

No tienes porqué sufrir

Médico con un paciente

Muchas personas que sufren de psoriasis dicen que los baños con sales de Epsom les ayudan a disminuir el peor de los dolores. Los humectantes naturales también pueden ayudar a humectar la piel, para ayudar a que tengas menos probabilidades de sufrir un brote.

Desafortunadamente, la psoriasis no tiene cura, pero hay medicamentos muy efectivos y remedios que no necesitan receta médica para aliviar el dolor, disminuir su visibilidad y acortar o aminorar el brote. Si la psoriasis te causa dolor o no te permite hacer tus actividades normales, comunícate con tu doctor.

Debido a que la psoriasis pudiera afectar tu apariencia y tu calidad de vida, es muy natural sentirse deprimido al respecto. Contamos con profesionales que también pueden ayudar con este aspecto. Conoce más sobre cómo acceder a los servicios de salud del comportamiento de AltaMed.

No dejes que la artritis controle tu vida