Lo que necesitas saber sobre la vacuna COVID-19

Diciembre 17, 2020

Como parte de la primera fase de la distribución de la vacuna COVID-19, los trabajadores de la atención de la salud y las personas con el más alto riesgo de sufrir complicaciones por la enfermedad comenzarán a recibir la vacuna. Esto se debe al increíble esfuerzo por parte de las compañías farmacéuticas y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para asegurar que la vacuna sea segura y efectiva en proteger a los adultos contra COVID-19. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) trabajan de cerca con los departamentos de salud locales y estatales y otros organismos en desarrollar planes para la distribución de la vacuna. Hay otras vacunas que se encuentran en el proceso de aprobación, así que no solamente hay una vacuna contra el COVID-19.

¿Cuál fue el proceso de aprobación de la vacuna contra el COVID-19?

Image 1

Muchos miles de pacientes recibieron la vacuna COVID-19 durante pruebas clínicas. Estas pruebas son programas de investigación que se monitorizaron muy de cerca, llevados a cabo con voluntarios para ver si un nuevo medicamento o tratamiento médico es efectivo. La FDA aprobó las vacunas actuales, porque los resultados de la investigación de las pruebas de las vacunas contra COVID-19 probaron tener efectos secundarios mínimos y ser altamente efectivas para prevenir el COVID-19 en los adultos.

¿Es la vacuna contra el COVID-19 segura?

Image 2

Las vacunas aprobadas por la FDA han sido probadas en más de 40 mil voluntarios. Sus efectos secundarios son muy ligeros y similares a los de la vacuna contra la influenza. La FDA está trabajando con la comunidad de atención de la salud para monitorizar de cerca la reacción de quienes han sido vacunados. Con la información que actualmente tenemos, las vacunas han sido evaluadas como seguras y pueden comenzar a protegernos y proteger a nuestra comunidad contra COVID-19.

¿Cuándo puedo obtener la vacuna contra COVID-19?

Actualmente hay un abastecimiento limitado de vacunas disponibles, y las primeras dosis van a ser para los trabajadores de atención de la salud y las personas con sistemas inmunitarios más vulnerables. Después, su abastecimiento será extendido a diferentes segmentos de la población en una forma justa, ética y transparente. AltaMed trabaja de cerca con autoridades estatales y locales de la salud para asegurar que nuestros pacientes tengan acceso a las vacunas lo antes posible.

¿Cuántas inyecciones necesitaré de la vacuna contra COVID-19?

La mayoría de las vacunas disponibles contra COVID-19 en la primera fase, necesitarán una vacuna de “refuerzo” o segunda inyección, para que se obtengan todos los beneficios.

¿Cuánto costará?

No anticipamos que nuestros pacientes de AltaMed necesiten pagar por la vacuna. El cargo por la administración de la vacuna pudiera hacerse a tu plan de salud.

¿Adónde voy para obtener la vacuna?

Image 3

Una vez que la vacuna esté ampliamente disponible, AltaMed la ofrecerá a las personas que cumplan con los criterios de prioridad durante cada fase del proceso de distribución.

¿Producirá la vacuna COVID-19?

Ninguna de las vacunas COVID-19 que actualmente se desarrollan en los Estados Unidos utilizan el virus vivo que causa COVID-19. Cualquier reacción a la vacuna es síntoma de que el cuerpo está desarrollando inmunidad y aprendiendo cómo combatir el virus. Típicamente le toma al cuerpo varias semanas el desarrollar la inmunidad después de la vacuna, por lo que es posible que la persona que fue recientemente inmunizada pudiera enfermarse de COVID-19.

¿Necesito vacunarme si ya tuve COVID-19?

Image 4

El volver a infectarse de COVID-19 es posible, así que las personas pueden ser aconsejadas de vacunarse no obstante hayan estado enfermas de COVID-19 antes.

La inmunidad que alguien obtiene por haber tenido la infección, llamada inmunidad natural, varía de persona a persona. Alguna evidencia temprana sugiere que la inmunidad natural pudiera no durar mucho tiempo.
Desconocemos cuánto tiempo durará la inmunidad producida por la vacuna hasta que tengamos más datos sobre qué tan bien funciona.

¿Qué tan pronto después de haberme vacunado puedo dejar de usar cubrebocas y dejar de guardar la distancia física?

Image 4

Actualmente no existe información disponible suficiente para decir cuándo la CDC dejará de recomendar que las personas usen cubrebocas o eviten el contacto con otras personas para ayudar a prevenir el contagio del virus que causa COVID-19, o si lo hará. Los expertos necesitan conocer más sobre la protección contra COVID-19 que las vacunas proporcionan antes de tomar una decisión.

AltaMed está aquí para ti

Los doctores de AltaMed recomiendan que te vacunes tan pronto como la vacuna esté disponible para protegerte a ti y a tu familia de enfermarse. Recibir la vacuna es uno de los muchos pasos que puedes tomar para protegerte y proteger a otros de COVID-19. La protección de COVID-19 es de suma importancia porque para muchas personas, la enfermedad puede ser grave o de muerte.

El detener la pandemia requiere de usar todas las herramientas disponibles. Las vacunas funcionan con tu sistema inmunitario para que tu cuerpo esté preparado para combatir el virus si eres expuesto.

No obstante después de que haya una vacunación masiva, por un buen tiempo, todavía necesitaremos:

  • Usar cubrebocas
  • Lavarnos las manos con frecuencia
  • Mantener la distancia física

Conforme la situación cambie, AltaMed te mantendrá informado.

AltaMed puede brindarles información a ti y a tu familia sobre la mejor manera de protegerse del COVID-19. Para recibir las últimas noticias e información sobre la pandemia de coronavirus, regístrate hoy.

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos

Detectando la diferencia entre la influenza y el COVID-19 en los niños

Diciembre 03, 2020

Antes de que se conociera la noticia de dos posibles vacunas, la mayor parte de lo que oímos sobre el COVID-19 era malo. El único aspecto positivo es que los niños pequeños tienen menos probabilidades de infectarse con el virus. Todavía pueden atraparlo y propagarlo, pero a un ritmo muy reducido.

Debido a que los niños aún son susceptibles, los padres y cuidadores deben estar atentos siempre que los niños comiencen a mostrar signos de enfermedad. El goteo nasal, el dolor de garganta, la tos y la fiebre son síntomas comunes de los resfriados, la influenza y el COVID-19, por lo que es importante poder detectar las diferencias.

La influenza aún puede ser una amenaza mortal, particularmente en la era del COVID-19. Un sistema inmune comprometido como resultado de un resfriado o la influenza puede aumentar las posibilidades de contraer el COVID-19 en niños y adultos. Si bien los niños más pequeños han demostrado una mayor resistencia al virus SARS-CoV-2, son mucho más susceptibles a los resfriados y la influenza.

¿Qué debes atender?

Image 1

Hay algunos síntomas generales que se comparten con el resfriado, la influenza y el COVID-19 que debes conocer. Los síntomas de mayor riesgo deberían llevarte a que le hagas una prueba a tu hijo para detectar COVID-19.

Los síntomas generales incluyen:

  • Fiebre de más de 100.4oF
  • Dolor de garganta
  • Congestión o secreción nasal
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas, vómitos, diarrea
  • Fatiga, dolores musculares o corporales

Los síntomas de alerta incluyen:

  • Tos
  • Respiración dificultosa
  • Pérdida del gusto o el olfato

La pérdida del gusto o el olfato es más a menudo un síntoma del COVID-19. La dificultad para respirar es un síntoma más grave, aunque está asociado con otras enfermedades. La tos, que podría ser un síntoma de múltiples enfermedades, aumenta el riesgo de transmitir la enfermedad a otras personas.

¿Qué debes hacer?

Image 2

Los niños que experimentan solo uno de los síntomas generales deben monitorearse y alejarse de los demás. Pueden volver a sus actividades habituales una vez que han estado libres de síntomas durante 24 horas sin tomar medicamentos para reducir la fiebre.

Los niños que experimentan dos o más síntomas generales, o un síntoma de alerta, deben atenderse por un proveedor de atención médica. Su proveedor le dirá si es necesaria o no una prueba del COVID-19. Si no se necesita ninguna prueba, el niño puede volver a sus actividades normales una vez que los síntomas mejoren y haya estado libres de síntomas durante 24 horas. Si se necesita una prueba y el resultado es negativo, se aplican las mismas reglas.

Si la prueba es positiva, o no ven a un médico para recibir una prueba, los niños deben monitorearse durante 10 días y NO PUEDEN regresar a sus actividades normales hasta después de ese período y hayan pasado 24 horas sin fiebre.

Si tu hijo ha estado en contacto con alguien que tiene COVID-19, entonces DEBE ponerse en cuarentena y consultar a un proveedor de atención médica. Solo pueden volver a sus actividades normales después de 14 días desde el último contacto con la persona infectada. Si comienzan a mostrar síntomas, deben hacerse una prueba del COVID-19.

¿Qué es lo último?

Image 3

Si bien ha habido noticias positivas sobre las vacunas COVID-19 efectivas, es posible que no estén disponibles para el público en general durante seis meses o más. Es importante permanecer alerta para proteger a todos los miembros de tu familia.

Conversa abiertamente con tus hijos, no solo sobre los efectos físicos del COVID-19, sino sobre cualquier tristeza o ansiedad que puedan estar experimentando como resultado del cierre de las escuelas y la interrupción de sus rutinas. Identifica lo que saben, déjalos guiar la conversación y asegúrate de ser honesto sobre lo que está sucediendo y cómo pueden protegerse.

Estamos aquí para ti

Image 4

AltaMed tiene recursos confiables sobre el coronavirus y puede ayudarte a separar la realidad de la ficción. También proporcionamos pruebas e información sobre cómo cuidar a los pacientes en el hogar e instrucciones sobre cómo ponerse en cuarentena en el hogar. Para obtener más información o para programar una prueba del COVID-19, llama al (888) 499-9303.

AltaMed puede brindarles información a ti y a tu familia sobre la mejor manera de protegerse del COVID-19. Para recibir las últimas noticias e información sobre la pandemia de coronavirus, regístrate hoy.

¿COVID-19, influenza o un resfriado? Una guía útil para diferenciarlos

Agosto 26, 2021

En el Sur de California, la temporada de influenza parece extenderse año con año. Gracias a los inviernos secos y a la disminución de las lluvias, la temporada de alergias empieza cada vez más pronto. Ahora bien, en la actualidad, nuestra nación está más preocupada por el COVID-19, conocido comúnmente como coronavirus.

Si presentas síntomas como nariz congestionada, dolor de garganta y fiebre, realmente no puedes estar 100% seguro de lo que tienes. AltaMed está aquí para brindarte información que con suerte será útil para despejar tus preocupaciones y ayudarte a determinar el tipo de cuidado que necesitas.

Cold

COVID-19 vs la gripe (Influenza)

Cuando empezamos a escuchar sobre el COVID-19, muchas personas lo compararon con la influenza, más conocida como la gripe, en términos de síntomas y formas de transmisión. Ambas son enfermedades respiratorias infecciosas, pero están causadas por virus completamente diferentes.

Ambos padecimientos causan fiebre, tos, falta de aliento, cuerpo cortado, fatiga e incluso vómito o diarrea, estos síntomas pueden ser leves o graves. Ambos, si se convierten en neumonía, pueden ser fatales.

Es posible que una persona con síntomas muy leves no se percate de que tiene la enfermedad, por lo que puede andar esparciendo el virus libremente a personas sanas.

Ambas enfermedades pueden transmitirse de persona a persona por gotas producidas a través de estornudos, tos o incluso el habla.

Las vacunas son altamente efectivas para prevenir la gripe y el COVID-19. Por eso recomendamos encarecidamente que todos en tu familia reciban su dosis de protección cada año. La vacuna contra el COVID-19 es segura, eficaz y gratuita, y está disponible para todos los mayores de doce años. Si ya has recibido tu vacuna contra el COVID-19, consulta con tu médico o proveedor de atención primaria sobre la posibilidad de una dosis de refuerzo. El Centro para el Control de Enfermedades recomienda la vacuna de refuerzo para individuos con inmunosupresión moderada o severa.

Coronavirus vs Alergias

Los síntomas de la alergia suelen ser un poco diferentes a los del coronavirus. A diferencia del COVID-19, que es un virus, las alergias son parte de una respuesta del sistema inmune ante sustancias externas. Los síntomas de la alergia incluyen picor o secreción nasal, erupciones o picor en la piel y ojos llorosos. En casos extremos se puede presentar una reacción anafiláctica, la cual provoca dificultad respiratoria debido al cierre del paso de aire. La dificultad respiratoria también es un síntoma del COVID-19, pero en el caso de las alergias, la reacción es casi inmediata tras el encuentro con un desencadenante específico.

A diferencia del COVID-19, la influenza o el resfriado, las alergias no son contagiosas, por lo que no hay posibilidad de contagio de una persona a otra. Las alergias surgen a causa de un componente genético, es por eso que otras personas de tu familia pueden padecerlas al igual que tú. A menos de que te sometas a un examen a base de inyecciones para detectar tus alérgenos, la mejor forma de prevenir las reacciones alérgicas es llevar un diario de registro y mantenerte lejos de los desencadenantes.

Puedes tratar los síntomas de la alergia con medicamentos de venta libre, como los antihistamínicos, descongestionantes y lociones con medicamento para ayudarte a aliviar los picores y la urticaria.

COVID-19 vs resfriado común

Los casos leves de COVID-19 pueden confundirse con un resfriado. Debido a que muchos de sus síntomas son similares, es posible que sea difícil diferenciarlos. Los expertos mencionan que, si tus primeros síntomas incluyen dolor de garganta y nariz congestionada, es probable que solo sea un resfriado. En este caso, la fiebre puede ser el síntoma determinante para saber si se trata de algo más.

El resfriado común es famoso por ser difícil de prevenir. Pero seguir el mismo protocolo de prevención del COVID-19 puede ayudarte a estar protegido.

  • Acata las indicaciones locales y estatales de seguridad.
  • Cuando estés en interiores o en lugares concurridos, utiliza mascarilla para protegerte a ti y a los otros.
  • Mantén una correcta higiene de manos — usa gel antibacterial con frecuencia y, si tienes acceso a agua corriente, lava tus manos durante al menos 20 segundos.
  • Práctica la distancia física — tanto en interiores como en exteriores, mantén una distancia de por lo menos dos metros entre tú y los demás.
  • Limpia cada superficie que toques.

No hay mucho que puedas hacer ante un resfriado. Los consejos de siempre incluyen descansar, mantenerse hidratado, usar un humidificador de aire y tomar remedios de venta libre que sean apropiados para tu edad.

Cold

¿Cuándo es necesario que vaya al médico?

Antes que nada, la buena noticia es que 80% de los casos de COVID-19 se curan rápidamente si la persona reposa en casa y trata los síntomas por su cuenta.

A menos de que tus síntomas empeoren drásticamente o tengas dificultades para respirar, el tratamiento médico podría no ser necesario (aunque siempre es mejor llamar a tu doctor para despejar dudas). En AltaMed aconsejamos a nuestros pacientes tratar sus síntomas leves tal como se tratarían los de un resfriado: quedándose en casa y tomando medicamentos de venta libre como el Tylenol, Ibuprofeno o NyQuil. Evita a otras personas hasta que tus síntomas mejoren y pasen 72 horas sin que tengas que tomar estos medicamentos.

Si te han diagnosticado COVID-19, por favor consulta con tu médico el momento en que dejarás de ser contagioso.

Para obtener más información sobre las precauciones, los tratamientos y las noticias sobre el COVID-19, haz clic en nuestra página de preguntas frecuentes.