La curva de aprendizaje saludable

En lo que al aprendizaje se refiere, asegurarse de que su hijo haga ejercicio es tan importante como el desarrollo cognitivo, pues resulta que leer libros no es la única manera de obtener el máximo resultado de su educación. Durante la última semana de abril se celebra en todo el país la Semana de Cada Niño Saludable la cual se enfoca en mostrar los vínculos que hay entre la nutrición, la actividad física y el aprendizaje.

Hay muchas cosas que usted puede hacer para enseñarles a sus niños acerca de hábitos saludables así como sobre qué tan divertido puede ser mantener un buen estado físico.

  • Organice una noche de acondicionamiento físico para la familia y haga que todo el mundo esté activo unas cuantas noches a la semana. Puede ser tan fácil como caminar vigorosamente después de la cena, o incluso puede ser más creativo e idearse una competencia de tirar y aflojar el lazo, una carrera de obstáculos o una de sacos.
     
  • Cree un jardín. No es necesario que tenga un patio trasero, ya que hay materas interiores para sembrar hierbas y lechugas las cuales puede organizar en su hogar, o en un patio interior o un balcón. Los estudios han demostrado que enseñarles a sus hijos a cocinar y cuidar un jardín puede aumentar su consumo de frutas y vegetales en cerca de 1½ porciones al día.
     
  • Inscriba a su hijo en programas para después de la escuela y vea qué tiene para ofrecer el YMCA o el Boys & Girls Club de su localidad. Basta con solo 20 a 30 minutos de actividad física después de la escuela, lo que puede lograrse fácilmente uniéndose a un club deportivo o una clase de baile o de karate.
     
  • Reduzca el tiempo frente a las pantallas. Los chicos tienden a ser más activos cuando existe un límite razonable para usar la computadora o ver la tele. Cambios sencillos como no poner un televisor en la recámara o apagarlo durante la hora de la cena, puede marcar una gran diferencia.
     
  • Despídase de los refrescos. Este es un cambio que todo el mundo debería hacer, ya que los refrescos tienen un efecto negativo en los dientes y en el cuerpo en general. Remplace los refrescos con agua o leche, y dele a sus hijos botellas reusables que sean atractivas para que les entusiasme volver a llenarlas y usarlas en la escuela.