Consejos para afrontar el trastorno afectivo estacional

Noviembre 19, 2021

El mes pasado hicimos el cambio del horario de verano al horario estándar. La mañana llega antes, pero también la oscuridad.

El inicio del otoño es también el comienzo del trastorno afectivo estacional (TAE) para millones de estadounidenses. Se le conoce como “tristeza de invierno”, pero para varias personas es mucho más que eso.

Es importante entender la diferencia entre la tristeza y la depresión y cómo puedes trabajar en tus luchas personales, qué esperar y cuándo buscar ayuda médica.

Computer

Signos del TAE

Cerca del 5% de los adultos en los Estados Unidos padece este trastorno que, de acuerdo con la Asociación Americana de Psiquiatría, suele durar un 40% del año. Es un tipo de depresión que se ha relacionado con un desbalance químico provocado por la reducción de las horas de luz solar. Es por esto que el TAE es más frecuente cuanto más al norte se vive. En Juneau, la capital de Alaska, donde solo se presenta luz solar el 21 de diciembre (el día más corto del año) durante 6 horas y 22 minutos, ve muchos más casos de TAE que Los Ángeles. Aun así, es una condición que requiere tratamiento.

Entre los síntomas específicos del TAE otoñal, se incluye:

  • Dormir en exceso
  • Ansiedad por alimentos ricos en carbohidratos
  • Aumento de peso
  • Baja energía

Además de los síntomas más comunes de depresión, como lo son:

  • Problemas para dormir
  • Dificultad para concentrarse
  • Sentimientos de desesperanza, inutilidad o culpa
  • Sensación de lentitud o agitación
  • Pérdida de interés en actividades que solían disfrutarse
  • Pensamientos frecuentes de muerte o suicidio

Si tienes ideas suicidas y sientes que podrías dañarte a ti mismo o a otros, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al (800) 273-8255.

Window

¿Quiénes sufren de TAE?

Si bien todos pueden verse afectados por el Trastorno Afectivo Estacional, es más común en mujeres que en hombres, y más común en áreas donde hay menos luz solar en invierno. También suelen padecerla personas con trastorno bipolar. Las personas con TAE suelen presentar otros trastornos mentales, como ansiedad, trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), o trastornos alimenticios. Además, puede ser hereditario.

No está claro qué causa TAE, pero parece haber una relación entre las sustancias químicas serotonina y melatonina, las cuales son hormonas que ayudan a regular nuestros cuerpos. La serotonina regula el humor, mientras la melatonina nos ayuda a mantener un ciclo normal de sueño.

Light

Posibles tratamientos

Entre los tratamientos típicos se incluye terapia de luz, medicación y psicoterapia, o una combinación de las tres. Es importante ser consciente de cualquier otro trastorno mental que pueda tenerse, ya que la terapia de luz podría desencadenar episodios maníacos para aquellos que también son bipolares.

  • Light therapy — Los pacientes se sientan cerca de una lámpara especial cada mañana al despertarse. Su luz imita la luz natural, por lo que parece estimular los químicos del cerebro relacionados con el buen humor. Usualmente empieza a funcionar tras algunos días.
  • Medicación — Los antidepresivos ayudan a algunas personas con TAE. Normalmente toma varias semanas percatarse de todos los beneficios de un antidepresivo, así que debes tratar un poco hasta que descubras el medicamento correcto para ti.
  • Psicoterapia — También se le llama terapia de conversación. La terapia cognitivo conductual es un tipo de terapia conversacional que puede ayudarte a identificar y cambiar tus pensamientos y acciones negativas para enseñarte formas sanas de afrontar y manejar el estrés.

También puedes afrontar el TAE:

  • Saliendo al aire libre, especialmente durante las dos horas después de despertarte
  • Haciendo ejercicio regularmente, lo cual puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés
  • Abriendo las persianas y sentándose junto a las ventanas

Ayuda para la mente y el cuerpo

Es normal preocuparse, sentirse triste, o solo, de vez en cuando. Pero si estos sentimientos empiezan a interferir con tu capacidad para llevar a cabo tu vida diaria o empiezan a hacerte sentir mal físicamente, puede que sea el momento de pedir ayuda. Para saber más sobre los Servicios de Salud Mental de AltaMed, llámanos al (855) 425-1777.

Si tienes pensamientos suicidas y sientes que puedes hacerte daño a ti mismo o a los demás, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al (800) 273-8255.

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos

Tips para mantener una buena salud mental en tiempos difíciles

Noviembre 02, 2021

La gente lleva más de 20 meses luchando para hacerle frente al miedo, la pena y la ansiedad. El estrés se ha convertido en la “nueva normalidad”.

Este último año estuvimos preparándonos para pasar nuestras vacaciones lejos de nuestros seres queridos, ya que el aislamiento fue la norma a seguir durante el primer año de la pandemia. Ahora tenemos vacunas que nos han proporcionado mayor libertad para reunirnos. Sin embargo, la desinformación y las disputas políticas han agravado la situación. Siendo así, el COVID-19 se trata de algo más para añadir a nuestra ansiedad.

Es importante que reconozcamos nuestro estrés y lo afrontemos de forma saludable. Tal como es importante vacunarse y tomar las precauciones necesarias para ponerle fin a esta pandemia, también lo es abordar cualquier problema de salud mental y cambiar los comportamientos que puedan habernos llevado a la depresión.

Definiendo la enfermedad mental

El término enfermedad mental se usa para describir una serie de condiciones que varían de leves a moderadas o graves, y que son tan comunes que, solo en 2019, era extremadamente común que afectaran a uno de cada cinco estadounidenses. Esta es la cifra disponible más reciente, pero probablemente sea mucho más alta desde el comienzo de la pandemia.

Las enfermedades mentales se dividen en dos categorías: trastorno mental (AMI) y trastorno mental severo (SMI). La primera puede ser literalmente cualquier condición mental que afecte tu ánimo, tu comportamiento o tu forma de pensar. Aquí se incluye la depresión, los trastornos alimenticios y de ansiedad, y los comportamientos adictivos. Las SMI son similares, pero afectan drásticamente la habilidad de una persona de funcionar con normalidad.

Salud mental de la mujer

Empeorando las cosas

En los últimos 20 meses, la pandemia no ha hecho sino incrementar los problemas de salud mental. Como criaturas de costumbres, nos vimos abocados a perder la rutina, la fiabilidad y la estabilidad de nuestra vida cotidiana cuando empezó la pandemia.

El aislamiento forzado, la avalancha de malas noticias y la pérdida de empleos, ingresos y vidas eran casi como algo sacado de una película distópica. El estrés se convirtió en nuestra nueva normalidad. De no ser tratado, puede causar:

  • Cambios en el apetito, la energía, los deseos y los intereses
  • Dificultades para concentrarse y tomar decisiones
  • Dificultades para dormir
  • Sentimientos de enojo, miedo, frustración, tristeza y preocupación
  • Reacciones físicas como: dolores de cabeza y de cuerpo, problemas estomacales y sarpullidos
  • Empeoramiento de los problemas de salud crónicos
  • Aumento del consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias

Terapeuta Salud Mental

Reconociendo que necesitas ayuda

Muchos de nosotros hemos sido educados para ignorar estos sentimientos. Nos enseñan a luchar, a mantener la cabeza alta o a superarlo.

No funciona de esa manera. Es importante reconocer que puedes necesitar ayuda para superar un obstáculo de salud mental. Y eso está bien. Sin embargo, demasiadas personas no reciben la atención que necesitan debido al estigma que rodea a las enfermedades mentales y a su tratamiento.

Estos problemas pueden llevar a discriminación en el trabajo, la escuela o las actividades sociales. La familia, los amigos y los compañeros de trabajo no entienden del todo lo que está pasando. Puede que empieces a pensar que no lo superarás o que comiences a definirte según tus sentimientos. Pero nunca deberías dejar que ese estigma te impida buscar tratamiento.

Salud mental de la pareja

Dejando atrás el estigma

El estigma se puede superar. Al igual que no debes enfrentarte solo a una enfermedad mental, debes hacer uso de recursos que te ayuden a superar el estigma. Por ejemplo:

  • Busca tratamiento. Con terapia puedes identificar lo que está mal y encontrar soluciones para reducir los síntomas que están afectando tu vida.
  • No te avergüences. No eres débil. Las personas suelen necesitar ayuda cuando se trata de salud mental. Conectar con otros puede ayudarte a mejorar tu autoestima y a superar la autocrítica destructiva.
  • No te aísles. Es importante que te apoyes de gente en la que confías. Podría ser difícil encontrar a alguien así, pero ten por seguro que hay personas cariñosas y compasivas que han pasado por luchas similares. Pueden ofrecerte apoyo si les das tu confianza.
  • No te identifiques con tu enfermedad. Tienes un padecimiento. NO eres tu enfermedad. Podrás tener trastorno bipolar o esquizofrenia, mas no eres una persona bipolar o esquizofrénica.
  • Únete a un grupo de apoyo. Puedes hablar con un médico o un consejero para encontrar programas locales o grupos de Internet que puedan educar a las personas sobre tu afección. Esto te ofrece apoyo y ayuda a educar a otros.
  • Busca ayuda en la escuela. Si tu hijo está lidiando con problemas de salud mental, es ilegal que la escuela no ponga de su parte para ayudarlo a adaptarse. Los educadores de todos los niveles, desde la primaria hasta la universidad, deben hacer los ajustes necesarios para los niños de la mejor forma que puedan. No hacerlo puede dar lugar a sanciones civiles o penales.
  • Habla. Prestar tu voz para luchar contra el estigma hacia las enfermedades mentales aumentará tu confianza y la confianza de los demás.

Ayuda para la mente y el cuerpo

Es natural sentir preocupación, tristeza y soledad de vez en cuando. Pero si estos sentimientos empiezan a interferir con tu capacidad para llevar a cabo tus actividades diarias o empiezan a hacerte sentir mal físicamente, puede ser el momento de pedir ayuda. Para obtener más información sobre los servicios de salud del comportamiento de AltaMed, llama al (855) 425-1777.

Si tienes pensamientos suicidas o sientes que podrías hacerte daño a ti mismo o a otros, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al (800) 273-8255.

Trastornos de ansiedad: Conoce los diferentes tipos y síntomas

Julio 27, 2020

Los últimos meses han sido difíciles. A causa de esto, muchos de nosotros, incluyendo niños, padres, y adultos mayores, hemos experimentado sentimientos de ansiedad o incertidumbre.

Es normal sentir ansiedad ocasionalmente como resultado de los eventos recientes, además del estrés por causas personales. Pero los sentimientos de ansiedad causados por un trastorno de ansiedad no se van por si solos y pueden empeorar al paso del tiempo. Estos sentimientos de ansiedad pueden interferir con tu vida diaria y pueden ser difíciles de controlar.

Es importante conocer la diferencia entre miedos o preocupaciones normales y trastornos de ansiedad, y te puede ayudar a buscar ayuda en caso de un trastorno.

Diferentes tipos de trastornos de ansiedad

Hombre preocupado

Cada tipo de trastorno de ansiedad tiene síntomas particulares:

Trastorno de ansiedad generalizada

Una persona con trastorno de ansiedad generalizada tiene preocupaciones constantes o frecuentes, y sufre ansiedad por asuntos relacionados con la salud, el trabajo, interacciones sociales, o situaciones de cada día. Estos sentimientos pueden causar problemas en áreas de su vida como la escuela, el trabajo, e interacciones sociales. En algunos casos, las personas con trastorno de ansiedad generalizada experimentan estas sensaciones desde la infancia o adolescencia, mientras que, en otros casos, puede que estos sentimientos hayan sido a causa de un estrés temporal.

Los síntomas incluyen:

  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Dificultad para controlar la preocupación
  • Sentirse inquieto, alterado, o nervioso
  • Dificultad para concentrarse
  • Músculos tensos
  • Problemas para conciliar el sueño o quedarse dormido, inquietud, o sueño insatisfactorio

Trastorno de pánico

Los ataques de pánico son periodos de miedo intenso que ocurren repentinamente. Con el paso del tiempo, pueden provocarse por ciertas situaciones. Una persona con trastorno de pánico sufre ataques de pánico repetidos e inesperados, y se preocupa constantemente por cuándo sucederá el próximo ataque.

Durante un ataque de pánico, algunas personas pueden experimentar:

  • Sentir que una tragedia está a punto de ocurrir
  • Sentirse fuera de control
  • Palpitaciones o ritmo cardíaco acelerado
  • Sensaciones de falta de aliento o asfixia
  • Transpiración
  • Temblores

Trastornos relacionados con las fobias

Una fobia es un miedo intenso causado por un objeto o situación especifica. Algunas fobias comunes incluyen tener miedo a volar o a las alturas, pero se pueden desarrollar fobias a casi todas las cosas. Las personas con fobias sienten miedo fuera de proporción al peligro causado por la situación u objeto especifico. Las personas con una fobia pueden:

  • Experimentar una preocupación irracional o excesiva de enfrentarse al objeto o situación temida
  • Soportar objetos o situaciones inevitables con ansiedad intensa o temor
  • Experimentar ansiedad intensa inmediata al encontrarse con la situación o el objeto temido

Conoce los factores de riesgo

manos

Los factores de riesgo para cada tipo de ansiedad pueden variar, pero algunos factores de riesgo generales para todos los tipos de ansiedad pueden incluir:

  • Historial familiar o genético de ansiedad u otras enfermedades mentales
  • Consumo de cafeína o medicamentos, como ciertos esteroides o remedios para el resfriado de venta libre, que pueden producir efectos similares a la ansiedad
  • Exposición a eventos estresantes o negativos en la infancia o edad adulta
  • Condiciones de salud, como tiroides o arritmia cardíaca

Acciones que puedes tomar

Mujer en videollamadaAunque no puedes predecir qué causará que un desorden de ansiedad se desarrolle, puedes seguir los siguientes pasos para ayudar a reducir los síntomas si te sientes ansioso:

  • Evita el consumo de alcohol o drogas, ya que pueden causar o empeorar la ansiedad.
  • Haz una prioridad del dormir bien ya que la mala calidad de sueño, el insomnio, o la falta de sueño pueden aumentar tus riesgos.
  • Nuestras interacciones sociales han sido limitadas durante los últimos meses, pero hablar con amigos por teléfono y hacer cosas que disfrutas de una forma segura, te pueden ayudar a disminuir tus preocupaciones.
  • Busca ayuda de inmediato si comienzas a experimentar síntomas que no se van.

Si tienes un desorden de ansiedad, debes hablar con tu doctor para elegir el mejor tratamiento para ti. Además de psicoterapia o medicamento, hay otras formas que te pueden ayudar a lidiar con un desorden de ansiedad.

  • Grupos de apoyo. Un grupo de apoyo por si solo no es un sustituto para la terapia, pero, en conjunto con otros tratamientos, compartir tus experiencias con otras personas te puede ayudar.
  • Meditación y técnicas para controlar el estrés. Esto puede ayudar a las personas con trastornos de ansiedad a calmarse y a mejorar los efectos de la terapia.

Aquí estamos para ayudarte

Mujer en cita medica

Tu salud mental es importante. Si no estás seguro de estar experimentando ansiedad ocasional o un trastorno de ansiedad, puedes llamar a Servicios de Salud del Comportamiento AltaMed directamente al (855) 425-1777. Aquí estamos para ti, y juntos podemos encontrar las respuestas que necesitas.

AltaMed puede brindarles información a ti y a tu familia sobre la mejor manera de protegerse del COVID-19. Para recibir las últimas noticias e información sobre la pandemia de coronavirus, regístrate hoy.