Image
Tiroteos Masivos

Cómo hablar con tus hijos sobre los tiroteos masivos

Un tiroteo masivo fue el encabezado de las noticias nacionales en marzo, casi un año después del día en que el país cerró debido al COVID-19. Luego hubo otro tiroteo, y otro.

Las noticias de tiroteos masivos pasaron a un segundo plano frente a la pandemia, a pesar de que hubo 610 tiroteos masivos en 2020, según datos del archivo de violencia con armas de fuego. También fue un año récord de muertes por violencia con armas de fuego, con casi 20,000 personas fallecidas.

Hasta el 15 de mayo de 2021, han habido 178 tiroteos masivos que resultaron en 206 muertes. No existe una definición clara de un tiroteo masivo, que no sean los incidentes que involucran a varias víctimas de la violencia relacionada con armas de fuego.

Los tiroteos masivos son traumatizantes, especialmente para los niños y adolescentes, cuando los escenarios son espacios considerados seguros como son las escuelas y las iglesias. Los niños necesitan que los hagamos sentir seguros, pero eso es difícil de lograr cuando nosotros mismos no nos sentimos seguros.

Mujer estresada en la cocina

Controla tu angustia primero

En verdad quieres ayudar a tus hijos a lidiar con las noticias del último tiroteo masivo, pero no puedes ayudar a nadie hasta que te ayudes a ti mismo.

Date cuenta de que estás sintiendo una amplia gama de emociones, lo cual es normal. Todos lidiamos con el trauma de manera diferente. Las emociones que puedes sentir son ira, miedo, dolor, bloqueo, conmoción y tristeza, entre otras.

Puedes ayudarte a ti mismo de estas maneras:
 

  • Hablar sobre el tema: obtén el apoyo que necesitas de las personas dispuestas a escuchar tus preocupaciones. Puede ser un amigo, un familiar o un profesional.
  • Buscar el equilibrio: recuerda que el mundo tiene cosas buenas y aférrate a eso. Esto puede ayudar a que tu perspectiva mejore cuando las cosas se ven sombrías.
  • Tomar descansos: no te expongas demasiado a la información sobre lo que sucedió. Está bien hacer pausas entre el ver imágenes, noticias y programas de análisis.
  • Respetar las emociones: es posible que no seas víctima de un evento traumático como un tiroteo masivo, pero te afecta. Reconoce y respeta cómo te hace sentir.
  • Cuidarse a sí mismo: si comes bien, haces ejercicio y evitas las drogas y el alcohol, podrás sobrellevar mejor el trauma. Utiliza técnicas de relajación como la meditación para ayudarte a dormir.
  • Ser productivo: encuentra alguna forma de ayudar a los afectados. Puedes ayudarles a empoderarse a tantos que se sienten impotentes.
Mujer hablando con chica joven

Ayudando a tus hijos

Los padres y tutores son las primeras personas a las que acudirán los niños cuando necesiten sentirse seguros. No importa la edad de los niños. Siempre serás la persona que les ayude a darle sentido al mundo.

Todo empieza con una conversación. Lo que dices y cómo lo dices depende de su edad. Pero más que nada, ellos necesitan saber que los escuchas.

Es posible que debas iniciar la conversación. Eso les permite saber que te preocupa cómo enfrentan la situación. Hablen cuando estén juntos en el automóvil, a la hora de acostarse o cenar. Escúchalos y no interrumpas. Déjalos decir todo lo que los inquieta antes de responder. Corrige con delicadeza cualquier información equivocada que tengan, pero no subestimes a quienes opinen de manera diferente. Hazles saber que “está bien” estar en desacuerdo, de manera respetuosa. Recuérdales que las escuelas, iglesias y otros lugares a los que van tratan de mantenerlos seguros siempre. También recuérdales que tú estás allí para que sigan sintiéndose seguros y apoyados.

Niño dumiendo en el pecho de papá

Otras formas de ayudar
 

  • Mantén tu hogar seguro: el hogar es a donde todos los niños van para sentirse seguros. Mantén el mundo exterior y sus factores estresantes fuera del hogar.
  • Obsérvalos: pon atención a los signos de ansiedad, miedo o estrés. Pueden perder el apetito, tener problemas para dormir o perder la concentración. Anímalos a identificar lo que están sintiendo y ayúdalos a superar esas emociones.
  • Toma descansos: es posible que sientan mucha curiosidad por lo que sucedió y quieran saber más, pero date cuenta cuándo es mejor apagar las noticias. Asegúrate de hablar con ellos sobre lo que han visto, oído o leído.
  • Observa lo que dices: no solamente lo que tú dices, sino las otras conversaciones de los adultos en la casa. Tus hijos siempre están escuchando y, si no entienden algo, es posible que saquen sus propias conclusiones, lo que podría empeorar las cosas.
  • Verifica con frecuencia: conversa con tus hijos para evaluar su estado de ánimo y ver cómo están lidiando con la situación. Escucha con interés.

La ayuda profesional está aquí

AltaMed quiere que sepas que no tienes que enfrentar esto solo. Nuestros equipos de salud del comportamiento en Los Angeles y el condado de Orange cuentan con trabajadores sociales clínicos con licencia que hablan inglés y español. Todos están capacitados para ayudarte a enfrentar los factores estresantes de la vida y superar un momento difícil.

Ofrecemos terapia a corto plazo para ayudarte con cualquier desafío y podemos referirte a los servicios de salud mental si necesitas terapia a largo plazo, sin importar la edad.

Para obtener más información sobre nuestros servicios, llámanos hoy al (855) 425-1777.

Regístrese para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrese para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que le interesa a usted y a sus seres queridos.

Inscríbete Ahora

Image
Mujer Triste

Duelo, tristeza y tu salud mental

California ha anunciado recientemente planes para reabrir con precaución negocios, escuelas, tiendas e Iglesias. Sin embargo, aún pasará mucho tiempo antes de que nos recuperemos de los efectos largos de la pandemia COVID-19. Aunque nos mantengamos saludables, muchos de nosotros lidiamos con gran incertidumbre y sufrimos grandes pérdidas: la muerte de un ser querido, la pérdida de empleo o la necesidad de abandonar el estilo de vida que amamos. Y para muchos de nosotros, el estado actual de nuestro país, el trato a los ciudadanos afroamericanos y las diferencias en el acceso a la atención médica para las comunidades latinas y afroamericanas durante esta crisis se han sumado a lo que ya es una situación difícil y aterradora. Con todos estos factores, muchos de nosotros podemos estar experimentando tristeza y dolor. Con el tiempo, estas emociones dolorosas pueden salir a la superficie y afectar nuestra capacidad de vivir una vida normal.

Entonces, ¿cómo manejamos y hacemos una transición a un estado mental saludable? Aprender a reconocer estas emociones y comprender para qué sirven pueden ayudarte a superarlas.

Una vida sana depende de una mente sana

Adulto mayor mirando por la ventana

Tu salud mental es importante y debe ser una prioridad en tu vida: es esencial reconocer que cuidar tu salud mental es tan importante como cuidar tu salud física.

Los problemas de salud mental no solo nos hacen sentir mal emocionalmente. Pueden provocar problemas físicos, como fatiga, insomnio, dolores de cabeza, náuseas, dolor e incluso problemas duraderos como alta presión arterial. Aunque quieras huir, enterrar o ignorar las emociones dolorosas, si las reconoces y haces un esfuerzo para lidiar con ellas, podrías marcar una gran diferencia en la recuperación de una vida sana y equilibrada.

Conoce las diferencias entre duelo y tristeza

Hombre con Pena y Tristeza

Todos sabemos cómo se siente estar triste: la tristeza es una emoción muy natural y generalmente es en respuesta a algún evento en nuestras vidas. Aunque no lo creas, sentirse triste puede ser positivo. La tristeza puede ayudarnos a sanar mientras pasamos tiempos difíciles. Desafortunadamente, si la tristeza dura demasiado, puede llevar a la depresión.

Al igual que la tristeza, el dolor es una reacción natural a la pérdida de alguien o algo significante para nosotros. Pero a diferencia de la tristeza, el dolor no es un sentimiento particular: el dolor puede hacerte sentir triste, enojado, impotente, amargado, ansioso o incluso adormecido. El dolor puede apoderase de tu cerebro y generar pensamientos que pueden hacer que te sientas incómodo. Demasiado dolor puede ser abrumador y puede conducir a la depresión o problemas físicos.

Cómo empezar a sanar

Duelo y tristeza en la pareja

El duelo es un proceso individual, y puede pasar algún tiempo antes de que sientas que ha vuelto a la normalidad. Mientras estás afligido, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarte y recuperarte.

Cuidar tu salud física se refleja en tus emociones: Añadir hábitos simples y saludables, como beber más agua, comer más sano, hacer ejercicio o tratar de dormir más por la noche, puede tener un efecto positivo en tu estado de ánimo.

Trata de vivir tu vida: es importante recordar las cosas que solías hacer y lo que te hizo feliz. Aunque no te sientas bien, salir a caminar, leer un buen libro o ver tu película favorita puede traerte algo de alegría. Permítete ser feliz.

Busca apoyo de tu familia y amigos: aunque el duelo es un proceso personal, busca la comprensión y la compañía de alguien cercano a ti, especialmente si te sientes solo. No tengas miedo de compartir tus sentimientos y conectarte con los demás.

Ten paciencia con el proceso: No hay horario para el dolor. Para algunas personas, el dolor puede durar mucho tiempo, especialmente si se debe a la muerte de alguien cercano. De hecho, es posible que nunca lo superes por completo: escuchar una canción o recordar el aniversario de un evento puede hacer que tu dolor sea más intenso, incluso si creías haberlo superado. Pero con el tiempo, el dolor disminuye. Pueden pasar años antes de que el dolor del duelo desaparezca por completo.

Ve a terapia: a veces, el dolor puede afectar tu capacidad de vivir una vida saludable y es posible que necesites un apoyo adicional de un profesional. Habla con tu médico o busca un terapeuta si:

  • Tu dolor te impide realizar actividades cotidianas normales, como ir a trabajar, mantener tu casa en orden o cuidarte
  • Te retiras socialmente de las personas en tu vida
  • Sientes que no vale la pena vivir
  • Piensas en hacerte daño a ti mismo

Un terapeuta puede ayudarte a manejar tus emociones y enseñarte formas de sobrellevarlo hasta que te sientas mejor.

La ayuda siempre está disponible

Duelo Tristeza Manos

Si tienes dificultades con tu dolor, no sabes cómo lidiar con la tristeza o sientes que puedes estar deprimido, podemos ayudarte. Comunícate con nuestro equipo de salud del comportamiento al (855) 425-1777. Aquí estamos para ti, y queremos que crezcas saludable en cuerpo, mente y espíritu.

Si tienes pensamientos suicidas y sientes que podrías lastimarte o lastimar a otros, llama a la Línea directa nacional de prevención del suicido al (800) 273-8255.

AltaMed puede brindarles información a ti y a tu familia sobre la mejor manera de protegerse del COVID-19. Para recibir las últimas noticias e información sobre la pandemia de coronavirus, regístrate hoy.

Image
Domestic Violence

Poniendo fin a la violencia doméstica por una comunidad más saludable

La violencia doméstica es un problema de salud pública demasiado común que afecta a millones de personas y familias en todo el mundo. Definida como un patrón de comportamientos abusivos dentro de una relación íntima, la violencia doméstica incluye abuso físico, emocional, sexual y económico.

No solo plantea daños físicos y psicológicos, sino que también tiene impactos de gran alcance en la salud general y en el bienestar de las víctimas, las familias y las comunidades. El miedo y la dependencia financiera impiden que la mayoría de las víctimas busquen ayuda. Como resultado, las lesiones no se tratan, el estrés se acumula, la salud mental empeora y la relación puede terminar en la muerte por homicidio o suicidio.

Definición de Violencia Doméstica

El Médico General de los Estados Unidos enumeró por primera vez la violencia como una prioridad de salud pública en 1979.

La Violencia de Pareja (IPV por sus siglas en inglés), puede consistir en:

  • Abuso físico — Esto incluye golpes, bofetadas, puñetazos y cualquier forma de daño físico. Los moretones, los huesos rotos y las lesiones inexplicables pueden ser una señal de advertencia.
  • Abuso emocional — Puede venir en forma de insultos, humillaciones, amenazas y críticas constantes. Las víctimas a menudo experimentan ansiedad, depresión y baja autoestima.
  • Abuso sexual — Los avances sexuales no deseados, la coerción o los actos sexuales no consensuales entran en esta categoría. Los signos pueden incluir infecciones de transmisión sexual o lesiones inexplicables.
  • Abuso económico — Controlar las finanzas de una víctima, restringir el acceso a los recursos y evitar que tengan un trabajo son tácticas comunes. Las víctimas pueden depender financieramente de su abusador.
  • Abuso psicológico — La manipulación, hacer que la persona crea que tiene problemas y los juegos mentales pueden tener un profundo impacto en la salud mental de la víctima. Pueden dudar de su propia realidad o sentirse atrapados.

IPV en Números

Según la Encuesta Nacional de Violencia Sexual y de Pareja, hay millones de víctimas en los Estados Unidos cada año.

Algunas estadísticas incluyen:

  •  1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 4 hombres — informan haber sufrido violencia física grave por parte de una pareja íntima.
  • 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres — han experimentado contacto sexual violento por parte de una pareja íntima.
  • El 14% de las mujeres y el 5% de los hombres — informan haber sido acosados por una pareja íntima.
  • 61 millones de mujeres y 53 millones de hombres experimentaron agresión psicológica por parte de una pareja íntima en su vida.

Las Consecuencias

Los sobrevivientes de IPV enfrentan una serie de posibles problemas de salud con lesiones físicas que son más comunes. Alrededor del 75% de las mujeres y el 48% de los hombres que sobreviven a la violencia de pareja experimentan alguna lesión física relacionada con su abuso. Además, las estadísticas de delitos muestran que una de cada cinco víctimas de homicidio es asesinada por una pareja íntima. Más de la mitad de todas las mujeres víctimas de homicidio en los Estados Unidos son asesinadas por parejas masculinas actuales o pasadas.

Los sobrevivientes de IPV también están en riesgo de otras afecciones crónicas que afectan:

Los sobrevivientes pueden sufrir de depresión y trastorno de estrés postraumático (TEPT). Se enfrentan a un mayor riesgo de comportamientos adictivos como fumar, beber en exceso y actividad sexual de riesgo. Las personas de grupos marginados como LGBTQ+ o minorías raciales y étnicas corren un mayor riesgo de peores consecuencias.

Reconocer la Violencia Doméstica

A veces es difícil hablar por alguien que crees que está siendo abusado. Tendemos a poner excusas de por qué las cosas son de cierta manera, o nos preocupa que nos digan que "nos ocupemos de nuestros propios asuntos". Pero aquellos que están siendo abusados no pueden o no siempre quieren pedir ayuda. Al decir algo, en última instancia, podrías salvar su vida.

Los abusadores a menudo demuestran lo siguiente:

  • Mal genio
  • Abuso de otros miembros de la familia, niños o mascotas
  • Acusaciones de que la víctima está coqueteando o teniendo una aventura
  • Creencias anticuadas sobre los roles de género en las relaciones
  • Culpar a la víctima por cualquier cosa mala que suceda
  • Controlar todas las finanzas
  • Controlar lo que la víctima usa o cómo actúa
  • Crueldad hacia los animales
  • Degradar a la víctima pública o privadamente
  • Avergonzar a la víctima frente a otros
  • Celos extremos
  • Comportamiento extremadamente controlador
  • Sexo forzado
  • Acosar a la víctima en el trabajo
  • Posesividad
  • Sabotaje de métodos anticonceptivos
  • Sabotear la capacidad de la víctima para trabajar o asistir a la escuela
  • Impredecibilidad
  • Abuso verbal

Si usted cree que alguien está siendo abusado, debe:

  • Nunca juzgarlos
  • Evitar decirles que necesitan irse (ellos lo saben)
  • No hablar mal del abusador
  • Actuar como un amigo confiable para la víctima
  • Dígales por qué está preocupado y sea específico
  • Escuchar
  • Ofrecer ayuda
  • Respetar sus elecciones
  • No decirle lo que deben hacer

Recuerde, por mucho que quiera ayudarlos, no está en sus zapatos. Respete la complejidad de la situación pero manténgase anclado como un aliado y una voz de la razón. 

Aquí Estamos Para Usted

AltaMed está disponible para ayudarlo a usted, o a otros, a encontrar recursos para terminar una relación abusiva. Nuestros Servicios de Salud Conductual cuentan con trabajadores sociales clínicos con licencia que hablan inglés y español y están capacitados para ayudarlo en cualquier cosa que la vida ponga en su camino. No tiene que pasar por eso solo. Para obtener más información, llame al (855) 425-1777.

Cómo hablar con tus hijos sobre los tiroteos masivos