Image
Putting a Bandage Post Vaccination

No olvides las vacunas en este regreso a clases

A medida que comienza otro año escolar, el mundo todavía se siente de todo menos normal. Se espera que los casos de coronavirus aumenten una vez más este otoño, lo que genera un mayor riesgo de infección, incluso para los niños en las aulas.

Los refuerzos de vacunas protegen a los niños de una gran variedad de enfermedades graves, no solo de COVID-19. Es por esto que antes de preocuparte por las compras para el regreso a clases y las fotos del primer día, asegúrate de que tu familia tenga la protección adecuada para comenzar el año de manera segura.

Girl Getting Vaccinated

Apégate al calendario.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen un calendario de vacunación recomendado para los recién nacidos. Después de todo, los niños son más vulnerables en el primer año de su vida. Sin embargo, ir a la escuela significa que necesitarán algunos refuerzos para infecciones virales como el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela, así como una vacuna anual contra la gripe.

Otras vacunas importantes incluyen el tétanos, la difteria y la tosferina (Tdap), el virus del papiloma humano (VPH) y la enfermedad meningocócica.

Esto aún no ha terminado

El COVID-19 sigue entre nosotros. Si bien esperábamos haber terminado con el virus que causa el COVID-19, el entusiasmo por volver a la “normalidad”, las nuevas variaciones y la renuencia a vacunarse han mantenido al virus por más tiempo del que nos gustaría.

A diferencia del regreso a clases anterior en agosto del año pasado, este año se han aprobado vacunas para niños de hasta 6 meses de edad. Hay una primera serie de vacunas de tres dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech para niños de 6 meses a 4 años y una primera serie de vacunas de dos dosis de Moderna. Los niños de 5 a 17 años pueden recibir una primera serie de vacunas de dos dosis de Pfizer y Moderna. El J&J/Janssen no ha sido aprobado para niños por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Debido a que el riesgo sigue siendo alto en nuestra área, es importante que los niños tengan buenos hábitos para ayudar a prevenir la propagación de COVID-19. Eso significa reforzar actividades diarias como:

  • Usar cubrebocas tapando nariz y boca al estar cerca de más personas
  • Lavarse las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos
  • Evitar contacto con otros, especialmente aquellos que están enfermos
  • Cubrir tos y estornudos con un pañuelo desechable o con el antebrazo
Kids Boarding to a School Bus

La nueva rutina

Asegúrate de que la escuela o centro de cuidado de tu hijo tenga tu información de contacto actualizada en caso de una emergencia.

También te recomendamos:

  • Revisa diariamente a tus hijos en busca de señales de enfermedad, especialmente fiebre arriba de 100.4, tos, diarrea, vomito o cuerpo cortado.
  • Ten en cuenta con quién interactúan tus hijos, en caso de que alguien dé positivo por COVID-19.
  • Infórmate sobre a quién contactar en la escuela si tu hijo ha sido expuesto.
  • Mantente preparado solicitando kits de pruebas gratuitos de COVID-19 al gobierno federal. Las familias pueden realizar hasta tres pedidos para un máximo de dieciséis pruebas.
  • Repasa y practica técnicas adecuadas para el lavado de manos en casa y explica por qué son importantes.
  • Implementa rutinas diarias sobre qué empacar para la escuela (desinfectante, cubrebocas adicionales, una botella de agua) y qué hacer al llegar a casa (lavar manos y cubrebocas inmediatamente).

Después de la escuela, también es importante hacer preguntas que vayan más allá de "¿Cómo estuvo tu día?" Pregunta si todos estaban en clase y usaban cubrebocas, incluidos los maestros y el personal, y si alguien les habló sobre mantenerse seguros y practicar buenos hábitos. Averigua si alguien tosió mucho o tuvo que abandonar el aula o la escuela. Es importante estar al tanto de lo que sucede en el entorno escolar porque podría afectar tu entorno en el hogar.

Haz frente al cambio

AltaMed está disponible para ayudarte con recursos para enfrentar el COVID-19, incluidas vacunas gratuitas. También brindamos servicios de asesoramiento para ayudarte a explorar el estrés que los niños pueden estar sufriendo al regresar a la escuela.

Aprende cómo iniciar en AltaMed o llámenos al (888) 499-9303.

Para obtener más información sobre la vacuna o las pruebas, visita AltaMed.org o llama a nuestra línea directa de vacunas al (888) 909-5232.

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos.

Inscríbete Ahora

Image
Salud Mental de los Niños

7 formas de apoyar la salud mental de tu hijo

Nuestros niños y adolescentes sufren tanto como nosotros los efectos de la pandemia Covid-19 y los disturbios civiles que sacuden a nuestra nación. Aún si ellos y sus familias inmediatas se han mantenido saludables, estas crisis han creado un peso sobre los jóvenes. Desde la atrocidad de los innumerables asesinatos de personas afroamericanas por parte de la policía y el racismo expuesto, hasta la tristeza de perderse importantes momentos de vida, y la ansiedad que seguro sienten al ver todas las malas noticias. Nuestros jóvenes necesitan de nuestro apoyo ahora más que nunca.

Es natural que muchos de nuestros hijos estén tristes, pero ahora más que antes, los expertos de la salud se preocupan de problemas de salud mental a largo plazo. Es verdad que nuestros hijos son mucho más fuertes, inteligentes y flexibles de lo que creemos, pero necesitamos tomar en serio su salud mental. Aquí hay algunas formas en las que puedes apoyar a tus hijos.

Deja que tus hijos estén tristes

Madre abrazando a su hija

Como padre, es natural que quieras proteger a tu hijo(a) del dolor. No obstante, negarle su tristeza o tratar de distraerlo de ella puede crearle un problema. De acuerdo con la directora de Salud del Comportamiento de AltaMed, Sandra Pisano, PsyD, esto puede hacer a tu hijo(a) menos flexible, lo que significa que puede tener mayor dificultad de recuperarse tras una decepción o tristeza en el futuro. Para ayudar a tu hijo a desarrollar esta importante flexibilidad, ayúdalo a participar en actividades creativas. “La creatividad y el recreo ayudan a estimular el “placer” y a “calmar” partes del cerebro, lo que previene o reduce la tristeza y reacciones de miedo”, dice la Dra. Pisano. Considera retar a tu hijo(a) a dibujar o escribir una historia sobre cómo se siente. Esto estimulará su creatividad mientras que le permitirá procesar sus pensamientos honestamente.

Comunícate honestamente, pero con optimismo

Madre e hija tomadas de la mano

Aún si tu primer instinto es proteger a tus hijos de la duras realidad de los eventos actuales, esto podría perjudicarlos más. A cierto punto, tus hijos saben lo que está pasando, y si no están enterados de todos los hechos, puede que imaginen que las cosas sean peores de lo que son en realidad.

Comunícate con ellos honesta y frecuentemente, incluyendo discusiones acerca del impacto de los acontecimientos recientes, especialmente si tu familia o amigos han sido directamente impactados. Sé directo(a) e incluye razones de optimismo, por ejemplo, señala cómo individuos y comunidades por todo el país se unen para apoyarse mutuamente durante estos tiempos impredecibles.

Introdúcelos a la conciencia plena

Niños relajados en un sofá

Puede que hayas escuchado acerca de la conciencia plena en tu trabajo o de una persona influyente en las redes sociales. Es la práctica de estar presente: ir despacio, hacer una cosa a la vez, y enfocarte en vivir cada momento.

La conciencia plena puede ayudar a los niños a lidiar con ansiedad y emociones negativas, pero también tiene otros beneficios positivos, como ayudarlos a tomar mejores decisiones y mejorar su autoestima. Y si aprenden sobre la conciencia plena desde una edad temprana, la pueden usar por el resto de sus vidas.

Si el concepto es nuevo para ti, hay un ejercicio sencillo que puede ayudarlos a los dos a practicarlo juntos. Cuando tú o tu hijo(a) se encuentren en una situación estresante o incómoda, solo:

Detente. Deja lo que hacías y toma un descanso.
Respira. Mientras respiras, concéntrate en la sensación de traer el aire a tu cuerpo.
Observa. Date cuenta de lo que está sucediendo, y también de tus pensamientos y sentimientos.
Procede. Lo que sea que hagas después, piensa en lo que has vivido en este momento.

Algunas personas que ponen en práctica la conciencia plena la combinan con meditación, pero ni tú ni tus hijos tienen que hacerlo. La mejor forma de enseñarle a tus hijos la conciencia plena es practicarla tu mismo(a), y luego juntos.

Limita su consumo de noticias

Padre hablando con su hijo

Gracias a las redes sociales y a estar en casa todo el tiempo, estamos consumiendo más noticias que nunca, y muchos de nosotros nos estamos dando cuenta de lo malo que es para nuestra salud mental.

Una forma fácil de limitar el consumo de noticias es poniendo un límite al uso de dispositivos y pantallas digitales. Considera establecer zonas u horas libres de dispositivos. Por ejemplo, cero dispositivos a la hora de cenar o una hora antes de ir a dormir. También puedes hacer tiempo familiar para ver o leer las noticias y luego hablar de ellas. Intenta hablar sobre las noticias honestamente, al mismo tiempo que recalcas los aspectos positivos y discutes qué puedes hacer para mantener a tu familia segura, saludable y en contacto con seres queridos durante este tiempo.

Sigue brindando un entorno saludable

Familia feliz en la cama sonriendo

Una de las mejores formas de apoyar a tu hijo(a) es manteniendo un entorno acogedor y estable.
 

Reconoce las señales cuando algo no está bien

Madre preocupada por su hija

Sabemos que los niños, especialmente los adolescentes, pueden ser malhumorados. Pero busca estas señales de que podría haber un problema más serio.
 

  • Cambios notables en su personalidad y temperamento
  • Fatiga o decir que están cansados todo el tiempo
  • Enojo o mal comportamiento, los niños muchas veces esconden su depresión detrás de comportamientos agresivos
  • Estar retraídos socialmente
  • Dificultad pensando o concentrándose
  • Expresiones sentimentales de inutilidad o desesperación
  • Comentarios sobre herirse físicamente o suicidarse

Obtén ayuda si la necesitan

Padre hablando con su hijo adolescente

La depresión, ansiedad, y otros problemas de salud mental son reales, y pueden tener graves consecuencias en los niños si no se atienden. Si tú crees que algo anda mal, habla con tu pediatra. Ellos te pueden guiar y referirte con un especialista de salud mental.

Nuestros pediatras ya aceptan citas. Tu hijo(a) podría obtener una cita virtual, pero se requieren las visitas en persona para inmunizaciones. ¡Tu salud mental y la de tu hijo(a) nos importan, y queremos ayudarles!

AltaMed puede brindarles información a ti y a tu familia sobre la mejor manera de protegerse del COVID-19. Para recibir las últimas noticias e información sobre la pandemia de coronavirus, regístrate hoy.

Image
Adult Eating Better Digestion

Llenándonos Por una Máxima Salud

Tu cuerpo es un claro ejemplo de una bioingeniería. Es el equivalente humano de un automóvil de clase mundial finamente diseñado.

Al menos, es lo que se pretendía. Los automóviles de clase mundial requieren de un mantenimiento adecuado (chequeos periódicos) y el combustible adecuado (la dieta adecuada).

Tu sistema digestivo es el equivalente al sistema de combustible en un automóvil. Los inyectores de combustible obtienen gas a través del combustible de alto octanaje que se quema en el motor a la máxima potencia para obtener el mayor kilometraje de gasolina o el más alto nivel de rendimiento.

Si tu combustible es basura, tu automóvil disminuye la velocidad y reduce su eficiencia. Lo mismo sucede al alimentar tu cuerpo. Los alimentos altamente procesados como la comida rápida, las papas fritas, botanas, comida enlatada y los alimentos con azúcares agregados afectarán a la flora intestinal encargada de mantener tu motor en el mejor estado.

Child Eating

Conceptos básicos del sistema digestivo

Entre la boca y el ano hay 30 pies de tubería digestiva que traslada todo lo que comes, desde la boca a todo el cuerpo. En este trayecto, alimentos y líquidos se descomponen y son absorbidos en el torrente sanguíneo como combustible. Lo que no es absorbido es desechado por el cuerpo.

Debido a las vueltas y torciones a lo largo del trayecto, es común que surjan ciertos problemas. Condiciones como el reflujo de ácido o el síndrome del intestino irritable afecta hasta 70 millones de estadounidenses. La genética, el estrés juegan un papel importante en dichas condiciones, pero también lo hacen los malos hábitos de sueño, la falta de fibra, falta de agua, la frecuencia con la que comes y cuándo comes.

Algunas cosas que puedes hacer para mejorar tu salud intestinal:

  • Come despacio — Masticar bien los alimentos te puede ayudar a tragar menos aire y ayudarte a saber cuándo estás lleno(a).
  • Come comidas más pequeñas — Llenar el estómago puede causar reflujo y digestión lenta.
  • Establece tu ventana de alimentación — Tu sistema digestivo funciona mejor por la mañana y durante el día, así que procura no comer por la noche.
  • Gestiona el estrés — La digestión es más dura cuando estás estresado(a).
  • Hazlo rutina — En ocasiones tu intestino reacciona mejor a los horarios.
  • Considera consumir probióticos — Estos son alimentos fermentados como el yogur y el repollo que complementan la flora intestinal. Consulta con tu doctor.
Vegatables Better

Incrementa Tu Dieta

Sería genial si hubiese un alimento que pudiéramos consumir para mantener una dieta saludable y el sistema digestivo funcionando como debería. Pero también sería aburrido. Después de todo, la variedad es la sal de la vida. Por ello, es bueno saber que hay diversidad de alimentos que te ayudarán a mantenerte saludable.

  • Frijoles — Los frijoles negros, rojos, de riñón y garbanzos son excelentes fuentes de fibra. También lo son los guisantes y la soya. Son fáciles de utilizar en las recetas.
  • Frutos rojos — Cómelos solos o agrégalos al cereal. Son igual de nutritivos congelados.
  • Pescado — Cómelo fresco, congelado o enlatado. El salmón, el atún, el arenque, la trucha, las anchoas y las sardinas son buenas opciones.
  • Verduras de hoja— Las hojas de repollo verde, la col rizada, la espinaca y las hojas de mostaza son buenas fuentes de fibra. La puedes usar en sopas, guisos, y por supuesto, en ensaladas.
  • Frutos secos— Las almendras, avellanas y nueces son buenas fuentes de proteínas vegetales y grasas saludables.
  • Aceite de oliva — Úsalo en lugar de la mantequilla y al saltear los alimentos.
  • Tomates — Son ricos en vitamina C y se pueden usar en ensaladas, salsas y sopas. Evita la salsa catsup que está cargada de azúcar.
  • Verduras — Estas son las verduras fibrosas como el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor, el repollo, el rábano y los nabos. Están llenas de fibra y vitaminas. Cocínalas al vapor, puedes freírlas en aceite de oliva o consíguelas congeladas para usarlas en sopas y guisos.
  • Granos integrales — Los granos de pan integral y la avena pueden darle a tu flora intestinal algo para descomponer por un tiempo, lo cual es bueno. Da energía sostenida.
  • Yogurt — Búscalo sin grasa o bajo en grasa. Es rico en calcio y proteínas y también tiene bacterias buenas que ayudan a mantener la salud intestinal. Puedes usarlo como sustituto de la crema agria y mayonesa para salsas.

Estamos para ti

AltaMed te ayuda a responder preguntas sobre cómo seguir un régimen saludable. Tenemos nutricionistas registrados para ayudar a crear una dieta más saludable para ti. También podemos ayudarte a armar un plan de entrenamiento, y nuestros Servicios de Salud Mental te pueden ayudar con técnicas para el manejo del estrés. Llama al (888) 499-9303 para más información.

No olvides las vacunas en este regreso a clases