Image
People Looking to Horizon Hugging Eachother

Enfocándose en los problemas únicos de salud mental que afectan a las personas de color

La salud mental importa. Para las personas de color que viven en los estados Unidos, las diferencias en la educación, la vivienda, las oportunidades de empleo, la riqueza familiar, e incluso la justicia pueden desempeñar un papel en una mala salud mental. Además, las personas de color se enfrentan a violencia por motivos raciales, y la pandemia del COVID-19 ha afectado a sus comunidades en un nivel desigual.

A pesar de esos desafíos adicionales, las personas de color enfrentan los trastornos de salud mental a un ritmo similar al de los blancos. Casi uno de cada cinco adultos estadounidenses vive con una enfermedad mental. Sin embargo, casi la mitad de los blancos con una enfermedad mental recibieron servicios, mientras que solo el 30% de los negros y el 27% de los hispanos lo hicieron. Por eso es fundamental llamar la atención sobre la salud mental en estas comunidades.

Durante el mes de julio, se le ofrece reconocimiento nacional a la salud mental de lascomunidades que no son blancas para hacer notar las diferencias y también alentar a las organizaciones locales y proveedores de atención médica a educar a las personas sobre la atención de la salud mental y mirar más allá del estigma que con frecuencia la acompaña.

Friends Talking

Las luchas de salud mental son universales

Tanto para las personas de color como para los blancos, los problemas de salud mental son sorprendentemente comunes. En 2020, 1 de cada 5 adultos estadounidenses experimentó alguna forma de enfermedad mental - es decir, más de 50 millones de personas. Sin embargo, tanto para jóvenes y adultos, las personas de color son más propensas a luchar con serios problemas mentales, lo que lleva a unas estadísticas bastante sorprendentes.

Niños y adolescentes
 

  • En 2019, el suicidio fue la segunda causa principal de muerte entre los afroamericanos de 15 a 24 años. Fue la causa principal de muerte para los nativos hawaianos/ isleños del pacifico de 15 a 24 años.
  • De 1991 a 2019, los intentos de suicidio autoreportados aumentaron casi un 80% entre los adolescentes negros, mientras que no hubo cambios significativos entre otras razas y etnias.
  • En 2018, la tasa de suicidio en niños negros de 5 a 12 años fue casi el doble que los niños blancos de la misma edad.
  • Niños negros e hispanos tenían un 14% menos de probabilidad que los jóvenes blancos de recibir un tratamiento para la depresión.
  • Más de una cuarta parte de los jóvenes negros expuestos a la violencia han demostrado estar en alto riesgo de trastorno de estrés postraumático (PTSD por sus siglas en inglés).

Adultos
 

  • Casi una de cada cuatro personas que se identifican como pertenecientes a dos o más razas es más probable que informe haber tenido un trastorno de salud mental en el año pasado, seguido por los indios americanos/ nativos de Alaska con un 22.7%
  • Los adultos negros tienen un 20% más probabilidad de experimentar serios problemas de salud mental que otras etnias
  • Aunque las tasas de depresión sean menores en negros e hispanos que en los blancos, la depresión es probable que sea más debilitante y persistente.
  • En 2018, los estadounidenses de origen asiático tenían un 60% menos de probabilidades y los hispanos un 50% menos de probabilidades de haber recibido tratamiento de salud mental que los blancos no hispanos.

Y aunque reconocer la necesidad de ayuda es el primer paso, encontrar opciones de atención accesibles puede ser difícil. Según la Administración de servicios de salud mental y abuso de sustancias, “el costo del servicio o la falta de cobertura de seguro fue la razón citada con más frecuencia para uno usar los servicios de salud mental en todos los grupos raciales/ étnicos”.

Una hoja informativa publicada por los Recursos para la recuperación (Resources to Recovery)mostró las marcadas diferencias de trato entre etnias y los resultados de esas disparidades para los niños, adolescentes y adultos.

Support Group

Alza la voz

Compartir tus problemas con un extraño puede dar miedo y algunas veces está mal visto en algunas comunidades, con frecuencia existe un estigma de “exponer tus asuntos en la calle”, a pesar de las estrictas reglas de privacidad entre pacientes y profesionales médicos.

Más del 80% de los afroamericanos están muy preocupados sobre el estigma asociado con la enfermedad mental, lo que los desalienta a buscar un tratamiento. Para algunas etnias, las tradiciones culturales estrictas o malentendidos pueden jugar un papel en la falta de tratamiento de enfermedades mentales. Las diferencias de lenguaje entre el paciente y los proveedores también son un factor contribuyente. Si bien estos obstáculos son frustrantes, nunca deben detenerte de cuidar tu salud.

Nos corresponde a todos ayudar a normalizar el tratamiento de salud mental. Si tú o algún ser querido está luchando contra la depresión, pensamientos suicidas, o alguna otra forma de angustia mental, es importante buscar ayuda profesional. Los padres pueden crear un lugar seguro para que sus hijos puedan compartir y hacer preguntas sobre lo que están sintiendo. Sin importar la raza o el origen étnico, hablar y abordar la salud mental nos permitirá vivir una vida sana y feliz.

No tienes que sufrir

Altamed está comprometido con tu bienestar tanto mental como físico. Nuestro personal experimentado de diversos profesionales de la salud mental puede brindar atención culturalmente relevante en tu idioma. Pueden ayudarte con todo, desde el alivio del estrés hasta referencias para problemas más serios de salud o abuso de sustancias.

Llama al 855-425-1777 para obtener más información sobre nuestros servicios de salud conductual.

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos.

Inscríbete Ahora

Image
Salud mental

Tips para mantener una buena salud mental en tiempos difíciles

La gente lleva más de 20 meses luchando para hacerle frente al miedo, la pena y la ansiedad. El estrés se ha convertido en la “nueva normalidad”.

Este último año estuvimos preparándonos para pasar nuestras vacaciones lejos de nuestros seres queridos, ya que el aislamiento fue la norma a seguir durante el primer año de la pandemia. Ahora tenemos vacunas que nos han proporcionado mayor libertad para reunirnos. Sin embargo, la desinformación y las disputas políticas han agravado la situación. Siendo así, el COVID-19 se trata de algo más para añadir a nuestra ansiedad.

Es importante que reconozcamos nuestro estrés y lo afrontemos de forma saludable. Tal como es importante vacunarse y tomar las precauciones necesarias para ponerle fin a esta pandemia, también lo es abordar cualquier problema de salud mental y cambiar los comportamientos que puedan habernos llevado a la depresión.

Definiendo la enfermedad mental

El término enfermedad mental se usa para describir una serie de condiciones que varían de leves a moderadas o graves, y que son tan comunes que, solo en 2019, era extremadamente común que afectaran a uno de cada cinco estadounidenses. Esta es la cifra disponible más reciente, pero probablemente sea mucho más alta desde el comienzo de la pandemia.

Las enfermedades mentales se dividen en dos categorías: trastorno mental (AMI) y trastorno mental severo (SMI). La primera puede ser literalmente cualquier condición mental que afecte tu ánimo, tu comportamiento o tu forma de pensar. Aquí se incluye la depresión, los trastornos alimenticios y de ansiedad, y los comportamientos adictivos. Las SMI son similares, pero afectan drásticamente la habilidad de una persona de funcionar con normalidad.

Mujer con mascarilla pensando

Empeorando las cosas

En los últimos 20 meses, la pandemia no ha hecho sino incrementar los problemas de salud mental. Como criaturas de costumbres, nos vimos abocados a perder la rutina, la fiabilidad y la estabilidad de nuestra vida cotidiana cuando empezó la pandemia.

El aislamiento forzado, la avalancha de malas noticias y la pérdida de empleos, ingresos y vidas eran casi como algo sacado de una película distópica. El estrés se convirtió en nuestra nueva normalidad. De no ser tratado, puede causar:
 

  • Cambios en el apetito, la energía, los deseos y los intereses
  • Dificultades para concentrarse y tomar decisiones
  • Dificultades para dormir
  • Sentimientos de enojo, miedo, frustración, tristeza y preocupación
  • Reacciones físicas como: dolores de cabeza y de cuerpo, problemas estomacales y sarpullidos
  • Empeoramiento de los problemas de salud crónicos
  • Aumento del consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias
Terapeuta toma notas del paciente

Reconociendo que necesitas ayuda

Muchos de nosotros hemos sido educados para ignorar estos sentimientos. Nos enseñan a luchar, a mantener la cabeza alta o a superarlo.

No funciona de esa manera. Es importante reconocer que puedes necesitar ayuda para superar un obstáculo de salud mental. Y eso está bien. Sin embargo, demasiadas personas no reciben la atención que necesitan debido al estigma que rodea a las enfermedades mentales y a su tratamiento.

Estos problemas pueden llevar a discriminación en el trabajo, la escuela o las actividades sociales. La familia, los amigos y los compañeros de trabajo no entienden del todo lo que está pasando. Puede que empieces a pensar que no lo superarás o que comiences a definirte según tus sentimientos. Pero nunca deberías dejar que ese estigma te impida buscar tratamiento.

Pareja adulta preocupados sentados en el sofá

Dejando atrás el estigma

El estigma se puede superar. Al igual que no debes enfrentarte solo a una enfermedad mental, debes hacer uso de recursos que te ayuden a superar el estigma. Por ejemplo:
 

  • Busca tratamiento. Con terapia puedes identificar lo que está mal y encontrar soluciones para reducir los síntomas que están afectando tu vida.
  • No te avergüences. No eres débil. Las personas suelen necesitar ayuda cuando se trata de salud mental. Conectar con otros puede ayudarte a mejorar tu autoestima y a superar la autocrítica destructiva.
  • No te aísles. Es importante que te apoyes de gente en la que confías. Podría ser difícil encontrar a alguien así, pero ten por seguro que hay personas cariñosas y compasivas que han pasado por luchas similares. Pueden ofrecerte apoyo si les das tu confianza.
  • No te identifiques con tu enfermedad. Tienes un padecimiento. NO eres tu enfermedad. Podrás tener trastorno bipolar o esquizofrenia, mas no eres una persona bipolar o esquizofrénica.
  • Únete a un grupo de apoyo. Puedes hablar con un médico o un consejero para encontrar programas locales o grupos de Internet que puedan educar a las personas sobre tu afección. Esto te ofrece apoyo y ayuda a educar a otros.
  • Busca ayuda en la escuela. Si tu hijo está lidiando con problemas de salud mental, es ilegal que la escuela no ponga de su parte para ayudarlo a adaptarse. Los educadores de todos los niveles, desde la primaria hasta la universidad, deben hacer los ajustes necesarios para los niños de la mejor forma que puedan. No hacerlo puede dar lugar a sanciones civiles o penales.
  • Habla. Prestar tu voz para luchar contra el estigma hacia las enfermedades mentales aumentará tu confianza y la confianza de los demás.

Ayuda para la mente y el cuerpo

Es natural sentir preocupación, tristeza y soledad de vez en cuando. Pero si estos sentimientos empiezan a interferir con tu capacidad para llevar a cabo tus actividades diarias o empiezan a hacerte sentir mal físicamente, puede ser el momento de pedir ayuda. Para obtener más información sobre los servicios de salud del comportamiento de AltaMed, llama al (855) 425-1777.

Si tienes pensamientos suicidas o sientes que podrías hacerte daño a ti mismo o a otros, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al (800) 273-8255.

Image
Mujer Votando con un Sticker

¡Cinco razones por las cuales debes votar!

NOTA: Es muy importante comprender sobre qué estás votando. AltaMed tiene guías con información sobre las iniciativas de ley de las próximas elecciones aquí y aquí. Las votaciones ya comenzaron, así que prepárate, toma notas y asegúrate de votar pronto.

La elección de este año va más allá de quien será presidente. Tu voto es tu voz en las cuestiones de vivienda, educación, empleo y el cuidado de la salud.

Ayuda a hacer la diferencia en tu comunidad durante estas elecciones generales y únete a nosotros en la iniciativa "Mi voto, mi salud". ¿Ya te registraste para votar?

Aquí te presentamos algunas de las razones por las que debes registrarte y votar:

1. Las elecciones cuentan.

Niños votando

Tienes el poder de decidir sobre la calidad de vida que deseas para ti y las generaciones futuras. Al votar, tienes la oportunidad de defender los asuntos que te preocupan, como el transporte público, el aumento del salario mínimo o la financiación de las escuelas locales. Se trata de tu vida: dedica tiempo para informarte y decidir qué es lo mejor para ti.

2. Cuando no votas renuncias a ser escuchado.

Votantes ejerciendo

Las elecciones son decididas por las personas que salen a votar. Dedica tiempo para conocer las iniciativas propuestas y los candidatos. Si no votas, alguien más tomará la decisión por ti. Tu poder está en tu voto.

3. Se trata de tu dinero.

Nota sobre los impuestos

Pagas impuestos, pero ¿sabes cómo se gasta ese dinero? La mayoría de la gente no lo sabe. Al votar, tienes la oportunidad de elegir cómo se deben gastar los dólares que pagas por tus impuestos, cómo se adjudican los fondos para la atención de la salud y los servicios sociales.

4. Votar es una oportunidad para el cambio.

Papeletas de votación

¿Quieres ejercer un impacto positivo? ¡El votar te da esa oportunidad! Apoya a los candidatos y las iniciativas propuestas de la boleta electoral que puedan ayudar a tu comunidad, estado e incluso a la nación para un bien mayor. Haz oír tu voz en estas elecciones.

5. ¡La comunidad depende de ti!

Niños promoviendo el voto

Nuestras comunidades están formadas por amigos, seres queridos, vecinos y niños. Algunos pueden no saber cuán importante es la votación, mientras que otros no gozan del privilegio de votar. Toma la decisión de votar por ti mismo y por los que te rodean.

Asegúrate de que tu voz sea escuchada: ¡vota!

Enfocándose en los problemas únicos de salud mental que afectan a las personas de color