Image
Mujer con dolor de estomago

El A, B, C (D y E) del Hepatitis

Tu hígado es un órgano vital que combate infecciones, filtra sangre y procesa nutrientes. Necesita estar en su mejor condición, de otra manera su función se veafectada.

La hepatitis es una enfermedad viral que ataca al hígado. Evita que este cumpla su trabajo adecuadamente y puede derivar en cáncer o un trasplante de órgano.

Hay cinco tipos de hepatitis viral, hepatitis A hasta la E. Los más comunes en los Estados Unidos son la hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. Cada uno lo causa un virus específico y puede transmitirse de persona  a persona. Hay vacunas efectivas para la hepatitis A y hepatitis B, pero no para la hepatitis C. Todas, sin embargo, se pueden evitar.

Persona inyectando a bebé

Hepatitis A

Esta enfermedad es altamente contagiosa, se encuentra en el popó y sangre de una persona infectada. Se transmite cuando alguien ingiere el virus, incluso en cantidades microscópicas. Hay alrededor de 25,000 nuevas infecciones cada año.

Es más fácilmente transmisible por contacto directo o por comer comida contaminada. Viajeros internacionales, hombres que tienen sexo con otros hombres, personas que comparten agujas para inyectarse drogas y los indigentes desamparados corren el mayor riesgo.

Infantes de entre 12 y 23 meses normalmente son vacunados contra el virus de la hepatitis A. Niños y jóvenes entre las edades de 2 a 18 que no han sido vacunados pueden recibirla para “ponerse al día”.

Los síntomas, incluyendo fatiga, ictericia(color amarillento), náusea y dolor de estómago, pueden durar hasta dos meses. Es más severo si el paciente es VIH positivo o padece de hepatitis B o C.

Hepatitis B

Puede transmitirse a través de sangre, semen o cualquier otro fluido corporal de una persona infectada. El contagio podría darse por medio del sexo con una persona infectada, compartir agujas con una persona infectada, de madre a bebé durante el parto o incluso al compartir artículos de limpieza personal como cepillos de dientes y navajas de afeitar.

Hay menos de 23,000 nuevos contagios anualmente. Sin embargo, más de 860,000 personas en Estados Unidos viven con la hepatitis B. Dos de cada tres personas no saben que están infectadas. Casi la mitad de los infectados en Estados Unidos son asiáticos.

Hay una vacuna para infantes y jóvenes menores de 19 años. Es altamente efectiva para prevenir la infección.

Típicamente la enfermedad es de corta duración. Para el 90% de los infantes, se vuelve una enfermedad crónica que puede derivar en cirrosis o cáncer de hígado. En adultos solo del 2 al 6% de los infectados desarrollan una enfermedad crónica.

No todos los infectados muestran síntomas. Aquellos que sí, pueden presentar fatiga, ictericia(color amarillento), náusea, falta de apetito o dolor de estómago.

Test Hepatitis

Hepatitis C

 

No hay vacuna contra el virus de la hepatitis C, y más de 2.4 millones de personas viven con ella. Hay más de 50,000 nuevos contagios cada año. Es la causa principal de trasplante de hígado y cáncer de hígado.

Es más comúnmente propagada al compartir agujas. Es de corta duración para algunas personas, pero para más de la mitad, es una infección a largo plazo. Normalmente no se presentan síntomas. Para cuando aparecen, son señal de una enfermedad avanzada en el hígado.

Es importante hacerse pruebas para la detección de hepatitis C, porque el tratamiento puede curar a la mayoría de las personas en un plazo de entre 8 a 12 semanas.

Hepatitis D

Solo personas que han sido infectadas con hepatitis B contraen hepatitis D. No contraerás hepatitis D si has sido vacunado contra hepatitis B.

Puedes contraer hepatitis D al mismo tiempo que estas infectado con hepatitis B o inmediatamente después de haber contraído hepatitis B.

Puede ser una infección aguda, de corta duración, causada cuando los fluidos corporales de una persona infectada entran en contacto directo con una persona no infectada. También puede ser una infección crónica de larga duración; causa síntomas severos, daño al hígado a largo plazo e incluso la muerte.

Hepatitis E

Comúnmente encontrada en países en desarrollo. Las personas pueden ser contagiadas por beber agua contaminada con popó de una persona infectada con hepatitis E.

Las personas en Estados Unidos han enfermado por comer carne de puerco, mariscos, venado o jabalí mal cocido o crudo.

Los síntomas incluyen fatiga, ictericia(color amarillento), náusea, falta de apetito y dolor de estómago. La mayoría de las personas, incluyendo infantes, no muestran síntomas. Las infecciones crónicas son poco frecuentes a no ser que la persona tenga un sistema inmune comprometido. La mayoría de las personas se recuperan sin complicaciones.

No hay vacuna disponible en los Estados Unidos.

Lee los datos y vacúnate

Contacta a AltaMed para aprender sobre las inmunizaciones apropiadas para los miembros de tu familia sin importar sus edades. También podemos proveer información si estás viajando. Es importante que todos hagamos nuestra parte para mantener las tasas de contagio bajas y nos protejamos a nosotros, nuestras familias y nuestros vecinos. Llámanos al (888) 499-9303 para más información o para programar una cita.

Regístrate para recibir actualizaciones del COVID-19

Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico sobre la información que te interesa a tí y a tus seres queridos.

Inscríbete Ahora

Image
Test Diabetes

Frena la diabetes antes de que comience

Es posible que conozcas a alguien que viva con diabetes. El último Informe Nacional de Estadísticas de la Diabetes, publicado por los CDC, reveló que 37.3 millones de estadounidenses, es decir, 11% de la población, han sido diagnosticados con esta enfermedad. Algo incluso más sorprenderte es quizá que 96 millones de estadounidenses (38%) están viviendo con prediabetes.

En 2019, la diabetes era la séptima causa de muerte en Estados Unidos, con más de 280,000 vidas perdidas. Los costos médicos totales y los costos por pérdida de productividad, desempleo y mortalidad prematura ascendieron a 327,000 millones de dólares.

Sin embargo, controlarla es relativamente fácil. La diabetes de tipo 2 (la forma más común de diabetes) suele ser el resultado de las malas decisiones que tomamos. La diabetes de tipo 1 (la incapacidad del cuerpo para producir insulina) es genética. En este blog, nos centraremos en la diabetes que podemos controlar. 

Persona sobre una báscula

Hechos y cifras

Más de 37 millones de personas, el 11,3% de la población estadounidense, tienen diabetes. Más de 28,5 millones son adultos. Otros 200,000 son adolescentes y niños. Más de 8,5 millones, o el 23% de los adultos con diabetes, no están diagnosticados.

Las personas con un nivel de azúcar en la sangre elevado, pero no lo suficientemente alto como para tener diabetes, padecen prediabetes. Afecta a 96 millones de personas mayores de 18 años, es decir, el 38% de la población adulta de EE.UU. Más de 26 millones de personas mayores de 65 años, es decir, el 48.8% de las personas de esa población, tienen prediabetes.

Entre el 15% y el 30% de las personas con prediabetes desarrollarán diabetes en tan sólo cinco años si no se activan o pierden peso. La mayoría de las personas con diabetes de tipo 2 tuvieron primero prediabetes.

Algunas personas tienen prediabetes durante años, pero nunca presentan síntomas claros hasta que se convierte en diabetes de tipo 2. Hazte una prueba de azúcar en sangre si tienes alguno de estos factores de riesgo:
 

  • Sobrepeso
  • Presión arterial alta
  • Bajos niveles de colesterol “bueno”
  • Más de 45 años
  • Un historial de enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares
  • Depresión
  • Eres fumador(a)a
  • Un padre o hermano con diabetes tipo 2
  • Dedicas menos de tres días de la semana a hacer actividad física
  • Has tenido diabetes gestacional durante el embarazo
  • Has dado a luz a un bebé que pesa más de dos kilos
  • Padeces el síndrome de ovario poliquístico, que dificulta el embarazo

La raza y el origen étnico también pueden ser un factor, ya que los afroamericanos, los hispanos, los indios americanos, los isleños del Pacífico y algunos asiáticos americanos tienen un mayor riesgo. 

Famila jugando en la playa

Cómo frenar la diabetes

Muchas personas no toman en serio la diabetes. Sin embargo, dos de cada tres personas con diabetes morirán de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Esto no significa que debas sucumbir ante el diagnóstico de diabetes. Unos pocos pasos te ayudarán a ponerte en el camino que podría mantenerte fuera del peligro de padecerla.
 

  • Baja de peso. No es necesario hacer nada drástico. Tu médico puede ayudarte a establecer objetivos realistas de perder uno o dos kilos a la semana con cambios en tu dieta. La Asociación Americana de la Diabetes recomienda a las personas con prediabetes que pierdan entre el 7% y el 10% de su peso corporal para frenar la aparición de la diabetes.
  • Actívate. Estar activo te ayuda a perder peso, reducir tu nivel de azúcar en sangre y aumentar tu sensibilidad a la insulina, lo que a su vez ayuda a controlar el azúcar en sangre. Intenta hacer 30 minutos de ejercicio moderado o intenso al día, como caminar a paso ligero, montar en bicicleta o nadar. Además, no permanezcas sentado durante largos períodos de tiempo.
  • Come alimentos ricos en fibra. Te llenan, lo que te impide picar y favorece la pérdida de peso. También hace más lenta la capacidad de tu cuerpo de absorber azúcar y grasa. Come frutas y verduras como manzanas, tomates, naranjas, plátanos y pimientos. Come verduras de hoja verde, brócoli y coliflor. Añade a tu dieta alubias, garbanzos y lentejas. Los cereales integrales, como la pasta y el pan integrales, el arroz integral, la quinoa y la avena integral, son beneficiosos.
  • Come grasas saludables. Estas grasas insaturadas favorecen la salud del corazón.
    • Aceite de canola, semilla de algodón, oliva y girasol
    • Almendras, semillas de lino, cacahuates y semillas de calabaza
    • Pescados grasos como el bacalao, la caballa, el salmón, las sardinas y el atún.

Limita los productos lácteos, consume los de bajo contenido en grasa y sustituye la carne de vaca por carne magra de pollo y cerdo.
 

  • Evita las dietas de moda. Tienes que tomar decisiones duraderas. Las dietas de moda pueden ayudarte a bajar de peso, pero tienes que cambiar tus hábitos alimenticios no solo por un período de tiempo, sino para siempre. Piensa en dividir tu plato de manera que tengas una mitad cubierta de frutas y verduras sin almidón, una cuarta parte cubierta de cereales integrales y una cuarta parte de proteínas.

Estamos aquí para ayudar

AltaMed entiende que los cambios en el estilo de vida pueden ser difíciles. Te ayudamos con varios programas para mantenerte en forma y ayudarte a controlar tu diabetes o evitar que la padezcas.
 

  • STOMP - Programa familiar de salud y bienestar físico STOMP es la solución y el tratamiento para el control y la prevención de la obesidad. Este divertido e interactivo programa de peso saludable para la infancia anima a los niños y a sus familias a desarrollar hábitos saludables en torno a la nutrición, la forma física, el manejo del estrés y mucho más, para ayudarles a crecer sanos de por vida. STOMP es un año completo de apoyo práctico que incluye visitas con médicos, nutricionistas, instructores de fitness y otros profesionales de la salud. Está disponible de forma gratuita para los miembros de AltaMed que cumplan los requisitos y sus familias. Las sedes incluyen Anaheim (714) 678-2143, Boyle Heights (323) 307-0479, El Monte (626) 582-1428, Santa Ana (714) 919-0280 y Huntington Beach (714) 375-2261.
  • Programa de prevención de la diabetes este programa de un año de duración te ayuda a establecer objetivos y a superar los desafíos con el apoyo de un entrenador de bienestar capacitado y un(a) nutricionista registrado(a). Está disponible en nuestros centros de Los Ángeles y del Condado de Orange para los pacientes de AltaMed mayores de 17 años. Llama al (323) 558-7606 para obtener más información o envía un correo electrónico a HealthEducation@altamed.org.
  • Programa de control de la diabetes Este programa educativo de seis clases está disponible para pacientes con diabetes mayores de 18 años. Los participantes trabajan con un educador de salud para desarrollar habilidades prácticas que les ayuden a controlar su diabetes, prevenir complicaciones y mejorar su calidad de vida.
  • Visitas de grupo Aprender a controlar la diabetes tipo 2 con éxito puede ayudarte a llevar una vida larga y normal. No importa si se te ha diagnosticado recientemente o si la tienes desde hace tiempo. El programa utiliza principios basados en la evidencia y se centra en la nutrición, la actividad, el cumplimiento de la medicación y el autocuidado. El objetivo es ayudar a los participantes a reducir sus resultados de HbA1c y mantenerlos en el rango saludable. Te reunirás con un equipo de profesionales, incluídos un médico y un farmacéutico, durante seis semanas. Se trata de un ambiente amistoso y acogedor en el que podrás conocer a otras personas con diabetes y compartir sus éxitos. Está disponible en todos los centros de Los Ángeles y el condado de Orange para los pacientes de AltaMed mayores de 18 años. Llama al (323) 558-7606 para obtener más información.
  • Apoyo de especialistas en salud de la comunidad para los pacientes con diabetes que buscan ayuda adicional, los especialistas en salud de la comunidad (CHS) de AltaMed pueden ayudar a coordinar la medicación y las citas médicas, así como ayudar a conseguir recursos financieros. Los CHS de AltaMed trabajarán contigo y tu equipo médico para lograr tus objetivos de salud individuales y mejorar la atención general.
  • Asesoramiento nutricional Una dieta equilibrada es esencial para las personas con diabetes. Trabaja con un(a) Nutricionista Registrado(a) de AltaMed para desarrollar planes de comidas personalizadas que crearán mejores hábitos alimenticios y un estilo de vida más saludable. Este servicio está abierto a pacientes de todas las edades.
Image
Persona con gafas de sol sonriendo

Hacerse la Prueba del VIH Nunca fue tan Fácil

El VIH ya no es la sentencia de muerte que era hace 40 años. Los avances en tratamientos le permiten a las personas vivir sin síntomas. El virus puede volverse indetectable e intransmisible si los tratamientos se toman adecuadamente.

Pero el tratamiento para el VIH sólo es posible con un diagnóstico. Desafortunadamente, el 13% de 1.2 millones de personas que viven con VIH en los Estados Unidos no tiene idea de que lo tiene. Necesitas hacerte la prueba.

El 27 de junio es el Día Nacional de la Prueba del VIH (NHTD por sus siglas en inglés). El objetivo es animar a las personas a que se hagan la prueba, sepan su estado serológico, y vincularlos a atención y tratamiento.

Prueba del VIH

Por Qué es Importante Hacerse la Prueba
 

Hacerse la prueba es crucial para detener la propagación del VIH. Hay casi 35,000 nuevas infecciones cada año. Pero esos sólo son los casos que se CONOCEN porque esas personas se hicieron la prueba. Podría haber miles de personas más que no se la han hecho.

El número más grande de infecciones son en el sur y los más afectados son gays, bisexuales, u hombres que tienen sexo con otros hombres. La tasa de infección más grande es para los afroamericanos e hispanos.

Doctor and Patient Smiling

Qué Esperar de la Prueba
 

  • En un laboratorio — Un proveedor de servicios médicos o un técnico de laboratorio tomará una muestra de sangre o de fluidos orales. Puedes esperar un rato si es una prueba rápida, o esperar algunos días por los resultados. Si el resultado es negativo y no has sido expuesto al VIH en las últimas 72 horas, no tienes VIH. Si el resultado es positivo, tendrás que realizarte más pruebas para confirmarlo.
  • Fuera de un laboratorio Si es realizada en una unidad móvil o por un grupo comunitario, lo ideal sería no haber estado expuesto en un período de tres meses antes de la prueba para confiar totalmente en un resultado negativo. Acude a un proveedor de servicios médicos si el resultado es positivo.
  • En casa — Puedes hacerte una prueba rápida que te da el resultado en 20 minutos. Puedes adquirirlas en una farmacia o en línea. También puedes recibirla en tu domicilio o a través de tu proveedor de servicios médicos.

Tipos de Pruebas de VIH
 

De acuerdo a HIV.gov ninguna prueba puede determinar si tienes VIH inmediatamente después de la exposición al virus. Si crees que estuviste expuesto en las últimas 72 horas, habla con tu doctor inmediatamente sobre la profilaxis post-exposición (PEP).

Cada tipo de prueba tiene diferentes “periodos de ventana” para poder detectar una infección por VIH.

  • Prueba de ácido nucleico (NAT por sus siglas en inglés) – de 10 a 33 días después de la exposición.
  • Prueba de antígenos/anticuerpos – Realizada en un laboratorio o extrayendo sangre de una vena, de 18 a 45 días después de la exposición. Sangre de una punción del dedo, de 18 a 90 días después de la exposición.
  • Prueba oral rápida – de 23 a 90 días después de la exposición.

Si el resultado de tu prueba es negativo, vuelve a realizártela después del periodo de ventana. Es una de las únicas maneras de estar seguro que eres VIH-negativo.

Conoce tu Estado Serológico
 

AltaMed ofrece pruebas personales gratuitas y confidenciales, o podemos proporcionarte una prueba de VIH casera que es fácil de realizar. AltaMed proporciona todo los servicios relacionados con pruebas y prevención de VIH y ETS, así como tratamiento. Si requieres nuestros servicios, llama al Centro de Atención al Paciente al (323) 869-5448 en el condado de Los Ángeles o al (714) 500-0491 en el condado de Orange.

Si has sido diagnosticado recientemente con VIH, queremos asegurarte que estamos aquí para ayudarte con tu atención médica, vinculándote con los mejores doctores, y proporcionándote recursos como terapia individual. Haz clic aquí para aprender más sobre los servicios de VIH disponibles para ti.

El A, B, C (D y E) del Hepatitis